Rice y Straw viajan a Irak para acelerar formación de gobierno

La secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, y su colega británico, Jack Straw, llegaron a Bagdad en un esfuerzo sin precedentes para hacer que los iraquíes formen un gobierno tras tres meses de disputas políticas

La secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, y su colega británico, Jack Straw, llegaron a Bagdad en un esfuerzo sin precedentes para hacer que los iraquíes formen un gobierno tras tres meses de disputas políticas.

La formación de un gobierno de unidad nacional en Irak "es ahora un asunto urgente", dijo Rice nada más llegar a Bagdad en esta visita no anunciada.

Los dos políticos occidentales se reunieron por separado con el presidente iraquí, Yalal Talabani, y con el primer ministro en funciones, Ibrahim Yafari.

Según un comunicado del gabinete presidencial, el presidente Talabani contó a los dos enviados los detalles del proceso político iraquí y los progresos alcanzados para que el nuevo gobierno "sea aceptado por todos los iraquíes".

La oficina de Yafari emitió otro comunicado separado en el que explicó que Rice y Straw discutieron con él "la evolución del proceso político y los obstáculos que éste afronta".

Según dijeron testigos de ambas reuniones, Rice aparentaba estar incómoda durante su reunión con Yafari, mientras que las imágenes de televisión la mostraron sonriente y relajada durante su conversación con Talabani.

Rice y Straw llegaron a Bagdad a primera hora del domingo, procedentes de Londres, en lo que de inmediato fue visto en Bagdad como un intento de presionar a los políticos iraquíes para que superen sus diferencias y formen un gobierno de unidad nacional que evite el deslizamiento del país hacia la guerra civil.

El principal escollo para el consenso entre los distintos grupos iraquíes es ahora el nombre de Yafari, que cuenta con el apoyo de Alianza Unida Iraquí (AUI), el grupo chií confesional que tiene la mayoría en el parlamento, pero al que se oponen todos los demás grupos parlamentarios (kurdos, suníes y chiíes laicos).

Sin citar ningún nombre en concreto, una portavoz británica del Foreing Office señaló que el viaje de los dos políticos tenía como objeto "enviar un mensaje enérgico a los dirigentes iraquíes para formar un gobierno de unidad nacional que garantice la seguridad y reconstruya el país".

"Esta visita conjunta refleja hasta qué punto los dos países están interesados en ver un nuevo gobierno en Irak en un futuro próximo", dijo la portavoz al servicio árabe de la BBC en una entrevista emitida en Bagdad justo antes de la llegada de los dos enviados.

La visita de Rice y Straw coincide con intensos debates entre los políticos iraquíes centrados en la búsqueda de un nombre distinto al de Yafari que no sea visto como tan parcial (particularmente contra los suníes) y pueda así concitar el consenso.

Yafari, líder del partido chií Dawa (Llamada Islámica) ha sido acusado de permitir, cuando no fomentar, el clima de odio sectario que se vive en Irak, y en concreto de tolerar la existencia de "escuadrones de la muerte" de policías chiíes, responsables de la muerte de cientos de suníes a sangre fría.

Hasta ahora, Yafari se ha negado a retirar su candidatura y ha advertido de que solo lo hará "si así lo pide el pueblo iraquí".

Y aun en el caso de que Yafari abandone, no se ve ningún otro nombre que pudiera cosechar el apoyo unánime de la clase política iraquí para encabezar el gobierno en los próximos cuatro años.

Cargando