Robbie McEwen volvió a ganar en el sprint la séptima etapa del Tour mientras Santiago Botero mantiene su posición

El australiano Robbie McEwen, del Davitamon Lotto, empató a dos victorias con su rival belga Tom Boonen al imponerse hoy al esprint en la séptima etapa del Tour disputada entre Luneville y la localidad alemana de Karlsruhe, de 228,5 kilómetros, en la que no se produjo alteración alguna en la general, con Armstrong en lo más alto y con el colombiano Botero a 2.18 de él

El australiano Robbie McEwen, del Davitamon Lotto, empató a dos victorias con su rival belga Tom Boonen al imponerse hoy al esprint en la séptima etapa del Tour disputada entre Luneville y la localidad alemana de Karlsruhe, de 228,5 kilómetros, en la que no se produjo alteración alguna en la general, con Armstrong en lo más alto.

El campeón de Australia volvió a explotar su ingenio en el momento decisivo para elevar los brazos en vencedor. Remató el excelente trabajo de su equipo, siempre dando la cara por su líder, con un tiempo de 5h.03.45. Un triunfo simbólico en la ciudad donde nacieron Von Karl de Sauerbron, inventor de la bicicleta, Carl Benz, pionero del automóvil y el físico Heinrich Hertz, descubridor de las ondas electromagnéticas.

La segunda plaza fue para el sueco del Liquigas Magnus Backstedt y la tercera para el austríaco de La Francaise Bernhard Eisel. Boonen solo fue séptimo y el español Juan Antonio Flecha se metió décimo. Isaac Gálvez (Balears), se fue al suelo en la recta.

Los favoritos salvaron el día y guardaron fuerzas ante la inminente llegada de la montaña en una jornada en la que no faltó el correspondiente chaparrón. Armstrong se mantuvo al frente con las mismas diferencias, es decir, 55 segundos sobre su compañero del Discovery George Hincapie y 1.02 sobre el kazako Vinokurov. El asturiano Chechu Rubiera es el primer español, sexto, a 1.14.

El Tour visitaba Alemania por undécima vez y es por ello que alguno de los 16 germanos del pelotón tenía en mente inventar alguna hazaña ante sus compatriotas. Se animó un joven escalador de 25 años de nombre Fabian Wegmann allá por el km 43. Al corredor del Gerolsteiner se le pegó a rueda McEwen, pero éste desistió cuando pensó fríamente que su guerra es la de cazar etapas y el maillot verde. Y qué bien hizo.

Wegmann, rey de la montaña en el pasado Giro de Italia, se armó de fuerza y moral y rodó camino de su país con el permiso de un pelotón donde aún tiraban en cabeza los hombres de Armstrong. En el km 100 alcanzó la máxima diferencia de 8.30 minutos, y a partir de ahí su jugosa renta se fue diluyendo como un azucarillo. Los Davitamon y los Quick Step engrasaron la máquina de rodar.

El hombre solitario tuvo el honor de cruzar el Rhin y pisar terreno alemán para gozo de la afición que se apostaba en la cuneta, pero las fuerzas empezaron a fallar coincidiendo con la voracidad del gran grupo. A 23 kms de meta terminó el dulce sueño, después de 160 kms a solas con su propio esfuerzo. Como consuelo se llevó 2000 euros en concepto de hombre combativo de la jornada.

La gestión de la etapa pasó a los equipos de los hombres bala, es decir, en primer lugar el Quick Step y el Davitamon Lotto, en duelo diario por el esprint. En segundo plano el Credit, Francaise y Cofidis, atentos al fallo de Boonen o McEwen. El Discovery hacía tiempo que se había borrado de la escena, y el T-Mobile aún adelanto unos metros el maillot de Guerini, para alborozo del personal.

En el desenfreno de la meta en Karlruhe y con un grupo muy numeroso en esta ocasión de aspirantes a la etapa, surgió, como siempre, en los últimos metros el maillot de McEwen con los colores de Australia. "Una de mis virtudes es encontrar el camino en la dificultad". No le faltaba razón. Empató con Boonen, con quien no se quiso comparar.

La octava etapa también será larga, con 231 kms ondulados que pueden empezar a castigar las piernas. En los primeros 50 kms 4 tachuelas de tercera categoría en el corazón del valle de la Selva Negra y al final, ya en Francia y en la región de Los Vosgos espera un puerto de segunda, el Gerardmer, con 16 kms al 4,4 por ciento de desnivel. Jornada propicia para un hombre todoterreno y aventureros.

Cargando