Fernando Savater dice que Colombia busca casi con desespero fórmulas para construir un mejor país

El humanista español Fernando Savater resaltó en tres de las cuatro sesiones pedagógicas que sostuvo ante profesores y estudiantes en Bogotá, que "Colombia es un país que busca, casi con desespero, fórmulas eficaces para encontrarse con la democracia, la educación y la ética"

El humanista español Fernando Savater resaltó en tres de las cuatro sesiones pedagógicas que sostuvo ante profesores y estudiantes en Bogotá, que "Colombia es un país que busca, casi con desespero, fórmulas eficaces para encontrarse con la democracia, la educación y la ética".

Autonomía, cooperación y solidaridad son los valores que para el filósofo vasco deben promoverse desde la educación, en especial desde los niveles básicos y medios. Así lo señaló en una conferencia que dictó en la Universidad el Rosario, en el marco del encuentro "Dilemas éticos del educador del siglo XXI".

La educación es "la única arma que tiene el humanismo para sobrevivir" y dijo que es necesaria para poder utilizar adecuadamente retos tecnológicos como la Internet del que dijo, sin embargo, que "educar por Internet me suena como hacer el amor por correspondencia"

"La ética no es una señora que da premios y castigos, es la que da sentido a la libertad. Es reflexionar si lo que estamos haciendo es humanista", dijo en otro momento en el Centro Cultural Reyes Católicos.

Savater habló sobre los "Desafíos de la educación para el Siglo XXI" en la apertura del Primer Congreso de Educación que se celebra en la capital colombiana, organizado por el colegio Abraham Lincoln de Bogotá, para conmemorar sus 50 años de fundación.

El autor de "Ética para Amador" puso en duda a "los padres de familia que dicen ser los mejores amigos de sus hijos" y dijo que este concepto "es precario pues amigos se consiguen en todos lados", mientras que "padre es sólo quien asume esa responsabilidad de enseñar con afecto".

"Es necesario que el niño sepa que hay alguien que se interesa por él y que además de afecto se interesa por responsabilidad, por deber", puntualizó.

Para Savater el problema que los maestros deben enfrentar no radica tanto sobre cuáles ideas transmitir sino en cómo enseñar a debatir y a argumentar diferentes posiciones para crear niveles de convivencia. En esencia, indicó tres valores que considera fundamentales.

"Por ejemplo ante la globalización, es importante saber cómo aprovechar sus beneficios pero no sus efectos malignos; puedo ser partidario de la electricidad pero no de la silla eléctrica y en eso hay un problema ético", concluyó haciendo gala de su característico buen humor.

Cargando