Entredicho Bolivia-EEUU marca inicio de conferencia antidrogas

El entredicho entre Bolivia y Estados Unidos por un supuesto abandono del plan de erradicación de cocales ilegales marca la vigésima Conferencia Internacional Sobre el Control de Drogas (IDEC), que comienza mañana en la localidad boliviana de Santa Cruz.

SANTA CRUZ (Bolivia).---- El entredicho entre Bolivia y Estados Unidos por un supuesto abandono del plan de erradicación de cocales ilegales marca la vigésima Conferencia Internacional Sobre el Control de Drogas (IDEC), que comienza mañana en la localidad boliviana de Santa Cruz.

Bolivia reaccionó el pasado sábado con firmeza a un informe del Departamento de Estado de Estados Unidos, que expresó preocupación por la supuesta reducción del Plan Dignidad, iniciado en 1997 para eliminar los cultivos de coca ilegal en el país.

El propio presidente boliviano, Jorge Quiroga, tildó de "inaceptable" el documento estadounidense y señaló que "no vale ni el papel en el que está escrito".

Tras esa reacción, el gobierno anunció que Quiroga, "por decisión propia", no asistirá a la inauguración de la conferencia de la IDEC, en la que estará presente el director del Departamento Estadounidense Antidrogas (DEA), Asa Hutchinson.

El enojo boliviano por el informe del Departamento de Estado llevó al ministro de Agricultura, Wálter Núñez, a decir que la aportación local en la lucha contra las drogas es inédito porque "el sacrificio es nuestro, los muertos son nuestros y la disminución de la economía es nuestra, mientras los mercados son ajenos".

El gobierno de Bolivia, junto a Ecuador, Perú y Colombia, reclama que EEUU abra su mercado a la producción de estos países para compensar el alto costo económico y social, estimado en 500 millones de dólares por año, que representó la aplicación del Plan Dignidad.

Asa Hutchinson, a su llegada a la sede del encuentro de los "zares" antidroga, reconoció que el informe contiene críticas pero también elogios a la labor del gobierno boliviano en la lucha contra el cultivo de la coca y la actividad del narcotráfico.

El director de la DEA añadió que Bolivia ha registrado avances y es un ejemplo en materia de combate a las mafias traficantes.

La declaración alivió la tensión en las relaciones bilaterales provocada por la publicación del informe al punto que el viceministro de Defensa Social y jefe de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN) en este país, Oswaldo Antezana, se entrevistó dos veces con el funcionario del gobierno de Washington.

Antezana afirmó que el país demostrará en la conferencia el trabajo desarrollado desde 1997, cuando empezó a ejecutarse el Plan Dignidad para sacar al país del circuito internacional de la droga, especialmente a través de la eliminación de cultivos de coca ilegal.

La Conferencia Internacional Sobre el Control de Drogas contará con la presencia de los jefes de las oficinas antidrogas y observadores de 59 países de América, Asia y Europa, con el objetivo de evaluar los avances de la acción concertada que se inició en 1983.

"El objetivo principal de la IDEC es compartir la información relacionada con las drogas y desarrollar una propuesta coordinada para las actividades de control policial contra los narcotraficantes internacionales", dice un documento oficial de la delegación boliviana.

Añade que el narcotráfico "genera exorbitantes ganancias en quienes incurren en este delito y trae como consecuencia el incremento de la criminalidad y nuevas modalidades de crímenes, como el ajuste de cuentas, secuestros y enfrentamientos entre organizaciones que se disputan el mercado de las drogas".

Los delegados a la Conferencia Sobre el Control de Drogas, que será inaugurada por el canciller boliviano, Gustavo Fernández, tienen previsto exponer sus criterios sobre la influencia del narcotráfico en la consolidación de la democracia en el mundo y los vínculos de esas mafias con los grupos terroristas.

Cargando