La oposición ofrece un decálogo para gobernar después de Chávez

El empresariado y los sindicatos de Venezuela, acompañados por la Iglesia católica, presentaron un "acuerdo democrático" de diez puntos destinado a orientar el rumbo del país cuando el presidente Hugo Chávez deje el poder.

CARACAS.---- El empresariado y los sindicatos de Venezuela, acompañados por la Iglesia católica, presentaron un "acuerdo democrático" de diez puntos destinado a orientar el rumbo del país cuando el presidente Hugo Chávez deje el poder.

El documento fue presentado por el dirigente sindical Luis Urbieta ante un nutrido grupo de asistentes, entre los que estaban representantes de todos los sectores de oposición.

El acto estuvo encabezado por los presidentes de la patronal, Pedro Carmona, y de la Confederación de Trabajadores de Venezuela, Carlos Ortega, así como por el rector de la Universidad Católica Andrés Bello y representante de la Conferencia Episcopal Venezolana, el jesuita Luis Ugalde.

Urbieta señaló que el acuerdo está abierto a todos los sectores venezolanos que quieran sumarse, al considerar que contiene principios generales comunes a todo sistema democrático.

El dirigente sindical agregó que la decisión de redactar el "acuerdo democrático" nació de la situación que consideró de emergencia en la que vive Venezuela y con la finalidad de "encauzar los cambios hacia el futuro".

Carlos Ortega, cuya presidencia de la CTV es tachada de ilegítima por las autoridades, dijo en su intervención que el objetivo es sacar a Chávez del poder mediante un referéndum consultivo para que estos principios los pueda aplicar un gobierno de transición.

El dirigente sindical afirmó que tanto la salida del poder de Chávez como la formación de ese gobierno interino son "inminentes".

Los puntos del acuerdo contemplan la superación de la pobreza, la unión de los venezolanos, la aceptación de reglas de juego democráticas y constitucionales, la promoción de un ambiente pacífico y tolerante y la disposición de unas fuerzas armadas no deliberantes e institucionales.

También promueve la eficiencia productiva y la transparencia de la políticas públicas, la existencia de un Estado equilibrado y complementado con la sociedad, la concertación entre capital y trabajo, la inserción internacional del país y la lucha contra la corrupción.

Cargando