Los caminos tras el informe de la Comisión de la Verdad

Panelistas analizaron la importancia del informe para avanzar hacia la reconciliación; creen que su difusión y comprensión será clave en los próximos

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

 

En Hora20 un programa especial para hablar de los caminos que nos quedan a los colombianos por recorrer tras la publicación de una parte del informe final en el que trabajó la Comisión de la Verdad en los últimos casi 4 años. Hablamos con su presidente, el padre Francisco de Roux para entender la construcción de estas verdades, de los relatos, de la memoria y de las explicaciones de qué nos pasó como país en 60 años de conflicto. Después con los panelistas, un análisis a lo ocurrido tras la entrega del informe, a las recomendaciones y a lo que viene en adelante.

Después de 60 años de conflicto armado y de varios intentos por construir la memoria histórica e ir encontrando verdades sobre las realidades de la guerra, el país conoce este martes una parte del informe final de la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, un organismo del Sistema de Verdad, Justicia, Reparación y no Repetición, fruto del Acuerdo de paz entre las Farc y el Estado y que inició su mandato en noviembre del 2018 con el fin de tratar de encontrar las causas de un prolongado conflicto, entender el reciclaje de nuestra guerra, dar explicación a lo que fue una especie de engranaje de actores con múltiples responsabilidades en la realización de la guerra y de aportar una visión que diera elementos mucho más allá del “amigo-enemigo” y tratara de comprender por qué terminamos normalizando y acostumbrándonos a la violencia y la barbarie.

Los 11 comisionados recibieron más de 1.195 informes de distintas organizaciones sociales, civiles, políticas y del Estado. Estudiar el periodo de la guerra entre 1958 y el 2016 comprendió también la realización de más de 30 mil entrevistas con víctimas, indígenas, comunidades afro, mujeres, miembros de la comunidad LGBTI, empresarios, miembros de la Fuerza Pública y hasta el relato de los cinco últimos expresidentes. De los diez informes totales, hoy conocimos dos: el de hallazgos y recomendaciones, así como el testimonial. A simple vista, los hallazgos son macabros solo en las cifras: 450 mil personas mueren a causa del conflicto entre 1985 y 2018; 127 mil desaparecidos hasta 2016; 50 mil víctimas de secuestro entre 1990 y 2018 y 7,7 millones de víctimas de desplazamiento forzado, cifras que en el informe van acompañadas de sus responsables como en el caso de los homicidios en el que los paramilitares son responsables del 45 por ciento o en el del secuestro donde el 40 por ciento recae sobre las Farc, datos obtenidos tras el cruce de 120 bases de datos que dispuso la Comisión.

Lo que dicen los panelistas

María Teresa Ronderos, periodista, columnista y directora del Centro Latinoamericano para la Investigación Periodística,aseguró que el informe trae un sentido muy fuerte de futuro, “esto no se presenta para seguir dividiendo; esto es para empezar a entender qué es lo que no fuimos capaces de hacer, entender por qué la violencia, las guerras inútiles, por qué no nos hemos reconocido”, pues asegura que nos hemos sentido un “nosotros”, y que todavía no vemos como un “ellos” y un “nosotros”.

Recordó que cuando investigó para su libroGuerras recicladas,se encontró con situaciones y se preguntaba “¿dónde estaba? ¿qué estaba haciendo? ¿por qué no me di cuenta? me sentía culpable de no haber visto tantas cosas”.Por último, dijo que involucrar a los que no les interesa oír o están en contra, hace parte del sentido de reconocer que no lo hemos hecho bien; “en eso debemos estar de acuerdo”.

John Paul Lederach, experto en construcción de paz, profesor universitario, doctor en sociología, mediador de conflictos en América Latina, África y Asia,aseguró que el reconocimiento implica legitimidad pública, de que esto sí ha pasado, “el hallazgo principal es que hay un reconocimiento profundo, la Comisión lo hizo de manera integral y profunda”. Incluso, explicó que esta Comisión miró al pasado para clarificar, entendió el presente y a futuro mira a la no repetición”.

Por otro lado, contó que las comisiones de la verdad en el mundo se han ido acercando cada vez más a la gente y recordó que en Sudáfrica se visitaba pueblos y hubo eventos, pero comenta que acá se reduce esa distancia con la gente porque hubo “casas de la verdad”, horas de viaje, se escuchó a las víctimas en su territorio.

Pastora Mira, líder social, víctima del conflicto, exconcejal de San Carlos, Antioquia y miembro del Comité Asesor de la Comisión de la Verdad,destacó que en el informe encontróun paso para identificar la dignidad del otro, “ese ser humano que tiene derechos y también hay un paso a la hermandad, a la empatía, sentir el dolor del otro”, pues comenta que el informe es como un “polluelo que vuela y no hay tormenta en contra. Los jóvenes han entendido y se han movilizado, hay compromiso”, agregando que hoy la Comisión es como una bisagra entre el pasado y el futuro.

Cómo víctima dijo que cuando se escucha la verdad de los hechos, es una especie de bálsamo sanador que viene acompañado del perdón como una “esencia especial”, y también manifestó que la verdad se siente, “con la mirada y fuerza de palabras se alcanza a analizar si es una verdad amañada o si es una verdad real”.

Para Angelika Rettberg, profesora del departamento de Ciencia Política de la Universidad de los Andes, columnista e investigadora en asuntos de construcción de paz,laclave en adelante es ver quién se apropia de recomendaciones y las convierte en proyecto de ley, o ver si el gobierno entrante las declara prioridad de política pública. Destacó que hay temas no son nuevos, “mientras que otros dan continuidad a la lógica a discusiones que se dieron en el contexto de negociación con Farc”.

Por otro lado, dijo que no es solo leer las miles de páginas, pues cree que se debe entender a los sectores que no se ven reflejados en el informe o que simplemente no les interesa conocer qué dice allí, “es importante que esto trascienda de unos círculos porque es también entender a millones de colombianos donde puede que esto les confirme sus sesgos. El diálogo debe partir de reconocer sectores que no se sienten recogidos allí”, concluyó.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir