Las Cuentas Claras
Las Cuentas Claras

El funcionario de Casa de Nariño que redactó su propio contrato

El hombre que decide qué comen Iván Duque y sus invitados en las tres casas presidenciales fijó su propio sueldo: 832 millones en 45 meses.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Juan Bautista Acosta Agudelo es el actual contratista encargado de apoyar y coordinar todas las actividades protocolarias y logísticas en los «Salones de Estado y Casas Privadas» del presidente Iván Duque Márquez:Casa de Nariño, Hacienda Hato Grande en Sopó, Cundinamarca, y Casa de Huéspedes Ilustres, Cartagena.

Está en el cargo desde el 25 de octubre de 2018 por contrato de prestación de servicios que firmó con el Departamento Administrativo de la Presidencia de la República (Dapre); ha sido renovado cada año desde entonces y el último va hasta el31 de julio del 2022. 

Dicho contrato fue hecho a la medida de Acosta Agudelo. Así queda claro al leer la oferta de servicios para ocupar el cargo, elaborada y enviada a la Presidencia de la República por el aspirante el 23 de octubre de 2018, dos días antes de la firma del contrato. En el documento, el hoy contratista enumeró nueve actividades que, de ser contratado, desarrollaría en el cargo, las cuales, en redacción, son las mismas que utilizó el Dapre un día después, al pie de la letra, como necesidades del cargo y que también están escritas en el contrato firmado el 25 de octubre de 2018.

Entre los ofrecimientos de servicios laborales por parte de Acosta Agudelo, se puede leer en el documento que él fijó su salario para recibir mensualmente $17.000.000, incluido IVA. «Los honorarios establecidos anteriormente no incluyen gastos de pasajes y viajes al interior y al exterior del territorio colombiano que se deban realizar en cumplimiento de las obligaciones propias del contrato», exigió el ciudadano en su propuesta que terminó siendo un borrador del contrato firmado con el Dapre. 

Para entender el cargo que Acosta Agudelo tiene en las casas presidenciales de Colombia, hay que decir que entre sus funciones está ser el responsable de asesorar al Dapre en temas de etiqueta y protocolo del personal designado para diversas reuniones, entre estas, consejos de ministros, posesiones y otros encuentros o ceremonias ordenados por el primer mandatario.

Por mencionar un ejemplo, en uno de los reportes de actividades realizadas en su cargo, esta persona reportó que entre el 1 y el 28 de febrero del 2022 realizó el «apoyo operativo y logístico en la prestación de los servicios protocolarios» para las casas presidenciales, tales como desayunos, almuerzos, cenas reuniones varias, reuniones protocolarias y Consejo de Ministros.

En ese periodo también apoyó la coordinación del remate de una carrera de 100 metros planos en la hacienda Hato Grande; una reunión con miembros de los Países Bajos y la subsecretaria de asuntos políticos del Departamento de Estado, Victoria Nuland; la primera sesión de la comisión intersectorial del gabinete presidencial para la acción climática; una reunión del presidente Iván Duque con las representantes de EE. UU., y otro encuentro protocolario que sostuvo el mandatario en la Casa de Huéspedes Ilustres en Cartagena.

¿Cuánto gana el encargado del protocolo en las casas presidenciales?

En números, se puede decir que el jefe de protocolo de la Casa de Nariño y sus otras sedes se gana mensualmente $19.669.086, como consta en el informe de actividades del mes de febrero pasado y que fue firmado por Juan Bautista Acosta Agudelo y Jhon Erick Valencia Páez, supervisor del contrato suscrito entre el Dapre y el conserje de protocolo. Entre octubre de 2018 y la actualidad, su salario mensual tuvo un incremento de $2.669.086.

El primer contrato lo firmó el 25 de octubre de 2018 con vigencia hasta el 27 de agosto de 2019. El valor total de este, como consta en documentos contractuales, estuvo por el orden de $171.700.000, distribuidos así: en 2018, $37.400.000 por seis días de octubre, todo noviembre y todo diciembre. En 2019 el valor fue de $134.300.000 con una vigencia hasta el 27 de agosto de ese año.

El 29 de abril de ese año, el Dapre adicionó y prorrogó el contrato hasta el 30 de noviembre de 2019 por un valor $52.700.000. La entidad expuso que era necesaria la adición porque «las obligaciones que desarrolla el contratista son de vital importancia».

El contrato de 2019, vigente hasta el 31 de julio de 2022, fue firmado por $607.318.002. Este valor contempla pagos mensuales de casi 20 millones de pesos que le pagan los colombianos a quien vigila lo que se come en las casas presidenciales donde pernocta el presidente Iván Duque. Los dos contratos que engloban su vinculación laboral con el Dapre,desde 2018, suman un total de $831,7 millones en 45 meses de trabajo.

Un contratista con experiencia diplomática

La experiencia presentada por el contratista, y que fue validada para el contrato por parte del Dapre, muestra un recorrido diplomático que ha tenido el funcionario en los mandatos de varios presidentes de la República. Sin embargo, en consultas hechas en el Secop no se evidencia que el contratista o el Dapre haya relacionado los certificados de experiencia laboral que soporten la experiencia mencionada por él.

El primer cargo que fue registrado en la oferta de servicios por parte de Bautista Agudelo es el de operario calificado del «Grupo Casa Privada» para la Presidencia de la República entre el 3 de noviembre de 1981 y el 8 de agosto de 1984. Esta responsabilidad es similar a la que actualmente desempeña, pero la ejerció durante los gobiernos de Julio César Turbay Ayala y Belisario Betancur Cuartas.

La siguiente experiencia acreditada tiene que ver con el Ministerio de Comunicaciones, entidad donde laboró entre el 9 de agosto de 1984 y el 31 de agosto de 1988, en un cargo que no describió en la oferta de servicios.

Su trabajo fue, de nuevo, bajo el gobierno de Belisario Betancur Cuartas y el de Virgilio Barco, pasando brevemente por un periodo de presidente encargado que vivió Víctor Mosquera Chaux tras una licencia pedida por Barco.

Para 1988 su experiencia laboral pasó al plano diplomático, ingresando el 1 de septiembre de ese año a la Embajada de Colombia en Estados Unidos como auxiliar administrativo, cargo que ostentó hasta el 20 de mayo de 1992. Estuvo vinculado en las presidencias de Virgilio Barco y César Gaviria Trujillo.

Tras terminar labores en esa fecha, inmediatamente su contrato fue renovado en la Embajada de Colombia en Washington para seguir siendo auxiliar administrativo en esa misión diplomática entre el 21 de mayo de 1992 y el 30 de junio del 2000, una experiencia de casi diez años. Pasó por las presidencias de César Gaviria Trujillo, Ernesto Samper Pizano, Carlos Lemos Simmonds (presidente encargado por incapacidad médica de Samper) y Andrés Pastrana Arango.

Antes de llegar a ser el actual jefe de protocolo de todas las casas presidenciales de Colombia, Juan Bautista Acosta Agudelo estuvo en el Ministerio de Relaciones Exteriores como auxiliar administrativo en la Misión Permanente de Colombia ante la Organización de Estados Americanos (OEA), otra experiencia diplomática. Allí trabajó del 6 de abril del 2001 al 27 de noviembre de 2007.

 

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir