EDITORIAL

El paro es un éxito

Ejerzamos nuestro derecho a la protesta con la tranquilidad de haber ganado la partida antes de partir hacia las calles.

El paro nacional del 21 de noviembre ha sido un éxito. Un gran éxito. Seguro que no faltará el oyente juicioso que piense “se le zafó una tuerca” a Gustavo, porque habla como si fuera 22 y no 21 de noviembre, en un balance que se espera hagamos el 22.

Repito: el paro nacional del 21 de noviembre ha sido un éxito.

No ha comenzado el paro y ya se logró que haya reforma pensional. Máxime cuando el país necesita una reforma para asegurar que más colombianos accedan a tener una pensión. Hoy, solo uno de cada 4 colombianos se pensiona y la mitad de los pensionados hace parte del 20% más rico de la población colombiana. Pero ganó el paro: no habrá reforma por ahora.

No ha comenzado el paro y ya se hizo desterrar toda idea de privatizar Colpensiones. Y tampoco se aumentará la edad de jubilación, ni el aporte de los colombianos para que lleguemos a la pensión. Ganó el paro.

No ha comenzado el paro y ya se consiguió que no se presente una reforma laboral que permitiría formalizar a más colombianos. Hoy, el 64% de los trabajadores realizan oficios en los cuales no se cumple con las normas de seguridad social y el 60% de las empresas no están en el régimen formal. Pero ganó el paro: no habrá reforma laboral a la vista.

No ha comenzado el paro y ya se esfumaron las evaluaciones al personal docente público. Se se ha conseguido que a los profesores no se les evalúe a fondo y no sepamos quiénes son los más capaces. Pero ganó el paro: adiós a las mediciones de calidad para los docentes.

No ha comenzado el paro y ya el gobierno descartó la propuesta de Anif de que los jóvenes tengan un salario inferior al mínimo. Y el Plan Nacional de Desarrollo, además, contempla aumentos de contratación para jóvenes en el sector público. Ganó el paro: cero revisiones al salario y más trabajo para los jóvenes.

No ha comenzado el paro y ya se logró que el gobierno se comprometa a no enajenar empresas estatales, es decir, a no vender acciones del Estado en Ecopetrol, en Cenit, en ISA… Ganó el paro: no y no y no a las ventas… y ni se diga de los muchos pétalos impositivos que se le irán cayendo a la Ley de Financiamiento en el Congreso.

No ha comenzado el paro y ya se logró que la inmensa mayoría de los generadores de opinión, periodistas, influencers, youtubers, opinadores, columnistas, en fin, lo promuevan activamente. Ganó el paro.

Se los repito: aún sin ser, el paro nacional del 21 de noviembre ha sido un éxito rotundo. Solo falta que lo entienda todo el mundo y ejerzamos nuestro derecho a la protesta con la tranquilidad de haber ganado la partida antes de partir hacia las calles.

 

 

Cargando