Miel cristalizada no es sinónimo de mala calidad

Desde Caldas nos responden sobre mitos y realidades alrededor de este producto.

Un experto en la obtención de miel y sus derivados, el apicultor Omar Loaiza del apiario La Jimena en Palestina - Caldas, aclara que existen muchos mitos sobre la miel que se cristaliza ya que es rechazada por los consumidores y lleva a los apicultores a calentarla para evitar esta transformación, con lo que se termina afectando seriamente su calidad.

Dice que hay zonas del país como Manizales y algunos municipios vecinos donde el tipo de flora ocasiona que las mieles puras se cristalicen rápidamente, como ocurre con la que proviene del arboloco que tiene magnificas propiedades de sabor y consistencia.

Por esto recomienda a las personas nunca calentar la miel para evitar estropearla y mejor depositarla en un recipiente de boca ancha para que se vaya utilizando a medida que se cristaliza, lo cual en ningún momento representa que no sea auténtica ni que esté mezclada con azúcar o panela.

"Es necesario vencer todas estas creencias que se han extendido a lo largo de muchos años que ocasionan un consumo desmedido de mezclas que se consiguen en cualquier supermercado por 4.000 o 5.000 pesos, que realmente afectan la salud de las personas por su contenido y el tratamiento térmico al cual son sometidas para que siempre se vean con fluidez", dice.

Omar cuenta que después de tenerle pánico a las abejas durante la mayor parte de su vida, hace 8 años empezó con su empresa gracias a la sugerencia de un empleado de su finca quien además le enseñó algunos aspectos básicos de su manejo.

Aclara que a diferencia de la mayoría de apicultores él no quiere ser mielero, sino dedicarse a otros productos con gran riqueza medicinal y nutricional como el polen, la jalea real, el propóleo o la cera, que una vez mezclados son distribuidos entre sus clientes.

Su producto estrella se llama Apirrecarga, que está hecho con miel, polen y jalea real, el cual tiene un alto valor energético y es utilizado hasta para mascarillas faciales. También aparecen en su oferta al público la crema de miel y otras golosinas que tienen un doble propósito, endulzar el paladar y aportar una buena cantidad calórica al organismo.

Uno de sus nuevos proyectos es la miel de macadamia la cual se consigue cuando las abejas llegan a libar cerca de esta clase de árboles, y que obtuvo varios reconocimientos en un concurso nacional debido a su alto contenido nutricional y aporte de minerales, vitaminas y antioxidantes.

Cargando