Enfermedad inflamatoria intestinal no es curable pero se puede controlar

En ocasiones esta enfermedad puede tener manifestaciones extraintestinales como daños articulares, dermatológicos, hematológicos y oculares.

La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) es un término usado para referirse a patologías como la colitis ulcerativa (CU) y la enfermedad de Crohn (EC), ambas crónicas, de origen desconocido y causantes de inflamación en los intestinos. Actualmente las dos enfermedades pueden ser controladas bajo tratamiento médico, sin embargo, al no ser tratadas de manera oportuna podrían generar complicaciones serias como hemorragias severas, perforación de órganos e incluso hasta la muerte.

La CU afecta al intestino grueso especificamente a la mucosa del colon, esta enfermedad se caracteriza por generar una inflamación desde el recto hasta el ciego, situación que origina complicaciones en los pacientes. Se estima que en el mundo, tiene una incidencia que va desde 1.2 a 24.3 casos al año por cada 100.000 personas.

Por su parte, en la mayoría de los casos la EC puede afectar cualquier parte del tubo digestivo de manera segmentada. “En la enfermedad de Crohn, las partes del intestino inflamadas están separadas generalmente por zonas en las que el intestino luce en condiciones saludables, situación que no ocurre en la colitis ulcerativa en la que la inflamación es uniforme” aseguró, el médico gastroenterólogo, Alfonso Meisel Chinchilla.

Expertos aseguran que las tasas de EII han aumentado en los últimos años y atribuyen este crecimiento al estilo de vida urbano. “Aunque la causa es desconocida, sabemos que la enfermedad se presenta en personas genéticamente predispuestas. Factores como los cambios en los hábitos alimenticios, la occidentalización de los países y la optimización del diagnóstico podrían tener relación con este aumento de casos” dijo el doctor Alfonso Meisel Chinchilla.

Diagnóstico

Profesionales médicos de atención primaria podrían remitir el caso a un especialista según los síntomas que presente el paciente teniendo en cuenta que la EII se identifica a través de exámenes como la endoscopia, colonoscopia y otras pruebas clínicas especializadas. Algunas de las señales más comunes son. 

  • · Dolor abdominal

  • · Diarrea

  • · Pérdida de peso

  • · Sangrado digestivo

  • · Debilidad

  • · Náuseas y vómito

Tratamiento

“Hoy en día no existe ningún fármaco que cure la enfermedad, sin embargo contamos con terapias que buscan mejorar la calidad de vida del paciente y retrasar la aparición de síntomas.” explicó el doctor Chinchilla.

Los tratamientos de la EII son diferentes para cada persona dependiendo del grado de severidad de la enfermedad en la que se encuentre (leve, moderada, severa). Algunos de estos comprenden la terapia farmacológica, que en ocasiones, es acompañada por sugerencias en dietas o terapias nutricionales concominantes a los medicamentos.

En la actualidad existen novedosas opciones de tratamiento farmacológico, sobretodo para presentaciones moderadas o severas de la EII. “Estas nuevas terapias actúan específicamente en el tracto gastrointestinal, disminuyen la inflamación y reducen los efectos adversos a nivel sistémico que generan otros medicamentos.” aseguró el gastroenterólogo, Alfonso Meisel Chinchilla.

La enfermedad inflamatoria intestinal es crónica y altamente discapacitante, por eso, especialistas recomiendan a sus pacientes asistir a los controles médicos y seguir las indicaciones de su médico tratante además de implementar hábitos de vida saludable como hacer ejercicio y mantener una dieta sana y balanceada para el adecuado control de la enfermedad.

 

Takeda Takeda S.A.S

Cargando