Vigía del Fuerte
Vigía del Fuerte

Vigía del Fuerte, la ventana alegre del Atrato Medio

Esta población antioqueña es la única del departamento que no cuenta con energía interconectada, pero el 13 de agosto terminará ese problema.

Vigía del Fuerte es conocida como la ventada alegre del Atrato, ese apelativo se debe a las sonrisas frecuentes en sus habitantes humildes y formales. Llegar a ese húmedo y caluroso lugar requiere tiempo y dinero por la dificultad en el acceso que actualmente tiene esa población ubicada a orillas del río Atrato en el Urabá chocoano. La primera, pero costosa opción es viajar en avioneta desde el aeropuerto Olaya Herrera de Medellín en una pequeña aeronave con capacidad para cinco pasajeros y el piloto, sale en las mañanas y su puntualidad depende del estado del clima.

Ver esa exuberante en su mayoría virgen desde el aire comprueba de lo que se ufanan los lugareños y es su riqueza hídrica de fauna y flora. Es una selva húmeda y de muy difícil acceso, por ello no hay vía terrestre para ingresar.

Foto / Caracol Radio

La otra opción es vía fluvial, una es por Urabá, desde Murindó, allí se toma una lancha rápida o panga hacia Vigía del Fuerte que cuesta unos 120.000 pesos y el tiempo es de unas 4 horas aproximadamente, la otra opción también fluvial es por Quibdó, en el departamento del Chocó y en el mismo transporte tarda unas tres horas, además cuesta unos 100 mil pesos el pasaje.

Vigía del Fuerte tiene una temperatura de unos 30 grados constantes, aunque en ocasiones varía por la lluvia que cae con regularidad, la humedad es del 85% en promedio.

Recorrer sus angostas y elevadas calles y por las que únicamente transitan motocicletas y motocarros da cuenta del ingenio de sus habitantes al evitar que cuando el municipio se inunde sus enseres se dañen. Las humildes casas, la mayoría en madera, explican el porqué del clamor de una inversión social urgente del Estado. Pero así y con todas sus carencias son bulliciosos y felices con lo que tienen y con muchas ganas de vivir en paz.

Foto / Caracol Radio

Este hermoso pueblo que no alcanza los 10 mil habitantes tiene su propia magia. Los habitantes, afro en su mayoría, indígenas otro porcentaje y mulatos otro tanto, tienen creencias que son movidas en su mayoría por la fe. Uno de ellos son los remedios ancestrales con hierbas curativas. Entre esos los que desaparecen los síntomas del COVID-19. Aunque la vacunación es importante.

Esta calurosa tierra ha tenido que vivir momentos de terror, pero sus habitantes han tenido que soportar con entereza ese tipo de situaciones adversas como tomas guerrilleras e incursiones paramilitares, pero gracias a personas, que aunque foráneas se comprometieron con la vida de la comunidad.

Foto / Caracol Radio


Logros históricos

Foto / Caracol Radio

Para muchas personas ver televisión hasta después de la medianoche o prender el bombillo en la madrugada es una cosa normal, pero para los habitantes de Vigía del fuerte es un sueño. Esa población antioqueña solo tiene energía unas 12 horas diarias y es alimentada por una planta eléctrica que en cualquier momento falla, pero ese problema tiene los días contados. El próximo viernes 13 de agosto de 2021, fecha que para muchos es de mal agüero, para ellos es su día de suerte, porque es cuando por fin llegará la energía.

“Lograr tener la energía en la cabecera municipal es como cuando alguien compra la energía y se la gana” dijo el alcalde de Vigía, Félix Neftelio Santos.

Aunque a partir del 13 de agosto la cabecera municipal gozará de energía las 24 horas, aún quedará un 65% de la población rural a la espera del mismo milagro.

Foto / Caracol Radio

 

Reactivación económica

Cuando se conversa con los habitantes de esa población antioqueña del Atrato Medio de acceso difícil y olvidada por el Estado, se percibe una resiliencia que sorprende, se han levantado de las cenizas que dejó la guerra de principios de siglo y ahora de otro golpe generado por la pandemia, todas superadas con su propio empuje, por eso se puede decir que han podido superar poco a poco los estragos económicos que generó las cuarentenas, así lo relató a Caracol Radio, Andrés Acevedo, un líder de los comerciantes en vigía.

“Creo que es el empuje, la berraquera, además del liderazgo que tiene la comunidad, porque a pesar que tenemos dificultades nos hemos sostenido, somos unas personas berracas para trabajar”.

Esta población de unos 9 mil habitantes solo tiene sonrisas para responder como no han sucumbido a las adversidades, las mismas que hoy dicen ellos, ignora el Estado.

Transporte de canecas repletas de gasolina por el río Atrato. Lo hacen niños y jóvenes a cambio de dinero. En este caso es el combustible para el hospital local.

Caracol Radio

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir