Accidentes minería

Rescate de minero atrapado en Boyacá fue irresponsable y temerario: ANM

Se sostienen en que aunque se logró el objetivo de hallar el cuerpo del minero, esas labores hechas ‘a escondidas’, se hicieron bajo un riesgo contra

Caracol Radio logró confirmar, que de manera sigilosa, los mineros y familiares de Jhon Jairo Fuentes Soto, adelantaron todas las labores de búsqueda y rescate de su ser querido, logrando su objetivo en la noche de este jueves 25 de marzo.

El joven minero de 27 años, quedó sepultado tras un derrumbe de casi 300 metros. Contra el pronóstico de las autoridades Mineras, quienes habían suspendido las labores de búsqueda y rescate de manera indefinida el pasado 10 de marzo, por peligro inminente de derrumbe en la zona del siniestro minero, a lo que se rehusaron tajantemente los mineros de la zona, una cuadrilla de voluntarios logró rescatar el cuerpo del trabajador.

Al respecto, la gerente de Proyectos Grupo de Seguridad y Salvamento Minero de la Agencia Nacional de Minería, Gloria Catalina Gheorghe, se pronunció en Caracol Radio indicando que aunque es una noticia que alivia el dolor de la familia y amigos de la víctima, los medios utilizados para el rescate, fueron peligrosos.

Sobre el accidente, la experta en emergencias mineras explicó que “nos reportaron el accidente minero el 5 de marzo. Inmediatamente nos desplazamos hasta el sitio con recursos, equipos y personal nuestro convocando otros socorredores mineros. Luego de hacer las labores preliminares de instalación de equipos, procedimos a las aciones de salvamento minero que duraron 5 días de manera ininterrumpida día y noche”.

Sobre el siniestro en la mina La Victoria, Gheorghe describió que “estuvimos frente a un derrumbe total de techo, muy activo; de acuerdo a cálculos preliminares, este accidente movilizó alrededor de unas 11 mil toneladas de roca, una proporción realmente importante. En medio de las labores de rescate, tuvimos dos incidentes con dos trabajadores, nada inusual en una operación nuestra, tuvimos 4 derrumbes más, es decir, se seguía desprendiendo roca del techo, y hacia el 10 de marzo, fueron mucho más fuertes y menos espaciados en el tiempo estos desprendimientos, condiciones que pudieron en algún momento dejar atrapadas a las personas que teníamos trabajando bajo tierra, en promedio 14 y 15 personas, entre mineros, socorredores, y funcionarios de la ANM e ingenieros”.

La experta de la ANM, también sostuvo que “contaban con evidencias muy claras de que era un derrumbe con una alta acumulación de energía, completamente activo. Pero ademas, teníamos un enorme desconocimiento de la zona: no contábamos con la información de topografía, geología o información de los cuerpos de agua en la zona del siniestro, es decir, realmente estábamos trabajando a ciegas”.

Narró que “después de que se suspendió el derrumbe a las 11am del 10 de marzo, debido a ese riesgo inminente, porque el servicio de salvamento minero no está para hacer cosas temerarias, no está para jugar con la vida de otras personas, pues eso no lo podemos hacer, comenzamos con mucha diligencia identificando otras opciones que fueran seguras, pasando por obtener la información del titular minero, que -a propósito- debo decir que no estuvo presente en la acción de salvamento con sus expertos, ni ingenieros ni geólogos, tratando de tomar decisiones con nosotros. Sin embargo, comenzamos a analizar la topografía de la zona, qué opciones había de hacer el rescate desde superficie, o cuales eran las zonas explotadas o pilares que nos daba mayor se para intentar otro rescate bajo tierra”.

De otro lado, la gerente de Proyectos Grupo de Seguridad y Salvamento Minero, defendió que la autoridad minera sí buscó asesoría incluso a expertos de otros países: “nosotros no paramos de reunirnos con expertos de universidades. Convocamos a 16 organismos de socorro alrededor del mundo, con quienes logramos recibir una comunicación directa, y recibir propuestas por escrito, las cuales siempre nos decían identificar mas información, pero subeditar la decisión, a no arriesgar la vida de otra persona”.

Sobre el rescate del cuerpo de Jhon Jairo, que realizaron en las ultimas horas los familiares y el gremio minero de Socotá, Gheorghe sostuvo que “tanto a la familia, mineros, autoridades y ANM, nos alegra que al señor lo hayan rescatado, porque todos queríamos eso, pero, yo considero absolutamente irresponsable y temerario lo que hicieron, porque uno no puede jugar así con la vida de otras personas. Desconozco las condiciones y las horas que trabajaron, pero eso no se debería hacer. Por fortuna no ocurrió una tragedia más, pero el salvamento minero no está para eso, para jugar al azar a ver si nos va bien o nos va mal”.

Tras los señalamientos y cuestionamientos que lanzaron los familiares y mineros contra las autoridades mineras, la gerente respondió que la suspensión de la búsqueda y rescate jamas se hizo por facilidad, y menos por inexperiencia: “porque el servicio nacional de salvamento minero en Colombia atiende al año, directamente más de 100 emergencias mineras, solo el año pasado fueron 153, y por derrumbes eso es el 35%, o sea que cada año estamos gestionando entre 30 o 40 derrumbes por parte de la ANI, es decir que para suspender una acción de rescate o un derrumbe, es porque se considera que las condiciones son extremadamente críticas y que con los medios disponibles hay un alto incertidumbre y riesgo de que otras personas resulten muertas. Estuvimos en una situación que para nadie es cómoda que hubiéramos suspendido, pero no quisiera que lo que fuéramos lamentando fuera otra cosa totalmente diferente, una tragedia mayor”.

Sobre las posibilidades de encontrar al minero con vida, Gheorghe expresó que “en un derrumbe de esta naturaleza es muy poco probable que deje a una persona con vida. Vamos a suponer que no cayo directamente sobre su humanidad este derrumbe, sino que el logro tener alguna espacio vital que debió haber sido muy pequeño, el oxígeno, en un área de 10m³, 15 o 20, el oxígeno, se le va a agotar, a las 24 horas. Había muy escasa esperanza de encontrar vida”.

La funcionaria de la autoridad minera, dijo que este caso debe abrir una amplia reflexión, y señaló que los rescates ‘a la fuerza’, no pueden convertirse en una constante, por el bienestar y seguridad de todos: “esto nos debe servir para aprender que lo mas importante es prevenir este tipo de accidentes, que el titular minero siempre tiene que estar presente con un equipo técnico, ayudando a rescatar a su trabajador. Los mineros deben ser responsables, no tomarnos las justicia por las manos, porque para eso hay autoridades competentes. Esto no se puede volver una anarquía, casos que vayan a terminar en algún momento en tragedias peores que el inicio de una emergencia minera”.

Sobre el silencio que guardó la ANM ante las solicitudes de los mineros para retomar las labores de búsqueda y rescate, Gheorghe respondió que “estábamos evaluando con información disponible, y tratando de obtener mayor información sobre la tipología, geografía, cuerpos de agua, métodos que fueran más seguros para materializar el rescate y cada día estábamos evaluando y tratando de tomar decisiones, las más seguras. Incluso para hacer el rescate de superficie. Todas las soluciones nos recomendaran tener mayor conocimiento de la zona, y eso nos había podido tomar algunos días mas, inclusive semanas, pero la acción de rescate no estaba abandonada o descartada, esta era suspendida, que es diferente”.

La gerente Gloria Catalina Gheorghe, concluyó que “siempre nuestra responsabilidad y nuestro objetivo, es la vocación de servicio, y tener la satisfacción de rescatar personas, ojalá con vida; pero si no, entregar sus cuerpos a sus familiares, para no aumentar la tragedia. Todos estamos del mismo lado, y hay que ser siempre muy responsables en las decisiones, porque un rescate por decisiones precipitadas y temerarias, no puede nunca aumentar la tragedia de lo que ya ha ocurrido”.

 

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir