La manicurista: "El trapo rojo lo colgué porque necesito ayuda y apoyo"

Escuche la historia de vida Andreina Estiben, una venezolana residente en Aranjuez.

En medio de un gran ventanal, protegida por una reja y una malla de color verde, cuelga un pequeño “trapo rojo”, en una vivienda del barrio Aranjuez, al sur de Cali, en donde habita desde hace ocho meses, Andreina Estiben, una venezolana que se dedica al Manicure.

Esta mujer, que no había pensado en colocar ese “pequeño dulceabrigo rojo” en la fachada de su casa, le toco hacerlo ante las necesidades que le ha generado el aislamiento preventivo obligatorio que generó la Pandemia del coronavirus.

Andreina Estiben, una joven mujer de 35 años, le ha tocado que sostenerse con las ayudas de los vecinos y de los pocos domicilios que le resultan para arreglo de uñas.

 

Con este “trapito rojo”, que se repite en la fachada de muchas vivienda, no solo en Cali, sino en Colombia, el cual se ha esparcido como un nuevo símbolo de protesta contra la pobreza que vive el séptimo país más desigual del mundo, según el Banco Mundial, Andreina Estiben, espera que alguien le ayude a pagar el arriendo y los servicios públicos.

Cargando