"Deja algo en tu caja": la campaña de 100 edificios en Cartagena

Residentes del sector turístico se unieron para ayudar con alimentos a los más necesitados durante la cuarentena

La emergencia sanitaria provocada por el Coronavirus, ha dejado sin sustento a miles de personas que viven de lo que producen diariamente, entre ellas los vendedores ambulantes.

Por esta razón, residentes de 100 edificios del sector turístico de Cartagena, específicamente de los barrios Bocagrande, El Laguito y Castillogrande, decidieron liderar una campaña que pretende recolectar gran cantidad de alimentos básicos de la canasta familiar para donarlos a las personas que más lo necesitan.

La iniciativa bautizada como "Deja algo en tu Caja", ya ha logrado recoger más de 60 mercados en menos de cuatro días, los cuales fueron entregados a la comunidad del sector Isla de Belén del barrio Fredonia.

"Estamos dejando en la portería de cada edificio una caja para que la gente ponga lo que pueda donar. No necesariamente tiene que ser un mercado completo, la idea es que poco a poco vayan dejando un granito de arena para esas personas que lo necesitan, puede ser una paca de arroz, lentejas o frijoles. Si usted no puede donar algo hoy no se preocupe, el objetivo es que lo hagan cuando esté a su alcance porque entendemos la situación", manifestó Catalina Araújo, líder de la iniciativa.

La acogida de la campaña ha sido tanta, que muchos cartageneros se unieron desde otros países para ayudar a vendedores ambulantes, quienes no tienen sustento por estos días.

"Una chica que vive en Singapur me habló, hizo una donación de dinero y me dijo que le entregara un mercado a una palenquera que se pone cerca a un reconocido supermercado del Centro Histórico. No me imaginé que esto tuviera tanto alcance y eso me pone muy feliz", expresó Araújo.

Los líderes de la campaña manifestaron que la idea es que estas donaciones se extiendan a otros edificios ubicados en barrios como Crespo, Marbella, El Cabrero y Manga.

"Todo empezó cuando por iniciativa propia y con la ayuda de mi círculo social, decidí entregarle algo de dinero a los vendedores ambulantes que trabajan en el sector turístico. Muchos de ellos querían abrazarme e incluso uno se puso tan contento que me dijo que me regalaba el tinto", sostuvo Catalina Araújo.

Cargando