Hernando busca llegar a su casa

Es la historia de un hombre que salió del Meta y busca llegar a Duitama para encontrase con su familia.

El martes 24 de marzo llegó Hernando al peaje Andes ubicado en el norte de Bogotá, era la una de la madrugada y el frío su única compañía.

“Trabajo en el Meta y nos dijeron que se suspendía el trabajo y que nos fuéramos a casa, logré coger un bus y llegar con un compañero a Bogotá”, explicó Hernando.

Su periplo apenas comenzaba. Él, un hombre grande y fuerte pero con las huellas de haber trabajado sin pausa por más de 30 años, ya daba muestras de cansancio.

“Mi compañero, con el que llegué a Bogotá, logró dejarme en el peaje Andes porque tuvo cómo coger un taxi, él iba para Zipaquirá. Un vigilante me regaló un tinto”. Contó.

 

Oculto tras un tapabocas y frotando su manos, Hernando, pedía a los conductores de camiones que salían de Bogotá que lo llevaran, pues él se dirigía al municipio de Duitama. Era ignorado, no por dinero, no por su imagen, solo por miedo, miedo a que en su humilde ropa llevara “impregnadoel virus que hoy tiene en vilo a todo el planeta.

Al ver que no lo llevaban, Hernando decidió tomar su maleta e irse, ya que no podía quedarse más tiempo. Su esposa y sus dos hijos lo esperan en casa.

Cargando