Patrimonio histórico

En Cartagena, IPCC forma a nuevas generaciones en arquitectura patrimonial

En un recorrido por algunas fortificaciones, participaron 20 estudiantes de Arquitectura de la Pontificia Universidad Javeriana

El Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena (IPCC) participa activamente en la formación de las nuevas generaciones de expertos en materia arquitectónica y patrimonial. La ruta académica fue concebida en el marco de la asignatura Centros Urbanos. Esta actividad integral hizo énfasis en la importancia de la preservación de la llamada Ruta de los Hornos —Caño de Loro, Bocachica—, un extraordinario y relativamente reciente hallazgo arqueológico que hoy se encuentra en avanzado estado de deterioro y que se busca preservar.

Se trata, nada más y nada menos, que de las enormes calderas donde se fabricó el material de cal y piedra coralina que sirvió para la fabricación del sistema de fortificaciones de Cartagena de Indias: los hornos donde «se cocinaron» las murallas del Corralito de Piedra.

Este proyecto de reconocimiento técnico y pedagógico viene abordando la problemática de la vulnerabilidad de los centros urbanos frente a la crisis climática, en el marco del urbanismo ecológico como herramienta que busca la sostenibilidad de las ciudades.

Así, pues, uno de los objetivos de esta ruta académica es contrastar la visión ecosistémica y sostenible de las ciudades de Bogotá y Cartagena. Se tienen en consideración estos dos casos de estudio a sabiendas, tanto de los riesgos que enfrenta la Heroica en relación con la Capital del país, como de las enormes posibilidades que ofrece la estructura ecológica de la ciudad costera.

¿Qué antecedentes e importancia tiene este recorrido patrimonial? ¿Por qué nos interesa como cartageneros y colombianos?

Hace varios años se ha estado trabajando en estos recorridos con el Programa de Arquitectura de la Pontificia Universidad Javeriana. A la fecha, según informa Cabrera Cruz, el IPCC y la universidad se encuentran a punto de formalizar un convenio interinstitucional que implicaría la participación de varias de las facultades, programas y centros de investigación de ese plantel superior. La idea es vincular a la comunidad académica a los procesos de conservación que adelanta el Instituto, no solo con un aporte en investigadores, sino también en pasantes de diversos programas que favorezcan procesos activos de edición y coedición conservacionista.

Lea también: Fortificaciones cierran entrada al público para evitar contagio de Covid19

Es valioso reconocer que, para los estudiantes y especialistas de las facultades relacionadas con la arquitectura e ingeniería militar de Cartagena, ha sido siempre significativo comprender que el cordón amurallado de la ciudad es uno de los patrimonios materiales coloniales más importantes a lo largo de los territorios de toda la América.

“En general, después de casi 25 años que se hizo el hallazgo de los hornos, hemos notado que se ha acelerado su proceso de deterioro, al punto que los hornos están en inminente riesgo de desaparición”, sentenció Cabrera.

Cargando