Interceptación podría vincular atentado en Tunja con carrobomba en Bogotá

Más de 60 interceptaciones telefónicas a guerrilleros del ELN autores de ataque en Tunja, dan pistas en pesquisa por carrobomba en Escuela de Cadetes.

Y es que por esas interceptaciones de llamadas, hay al menos 4 capturas pendientes con orden judicial contra otros implicados en el ataque armado y con explosivos contra la fuerza pública en Tunja (Boyacá), donde además, la guerrilla del ELN planeó y asesinó con 4 impactos de pistola 7.65 mm, al patrullero Jefferson Román de 27 años, quien custodiaba el 22 de octubre del 2018, el parqueadero de la policía Metrópolitana de la ciudad.

En medio de la recolección del material probatorio, el equipo ‘Élite Interagencial’ que se encargó de seguirle los pasos a los autores materiales del crimen, Yuleisis Marín Alias Yuly o La Mona, y William Ramírez, Alias Macho o Zarco, interceptaron 69 llamadas y al menos 18 abonados telefónicos en los que lograron determinar conversaciones entre mandos medios del ELN y los guerrilleros mencionados.

En estas conversaciones, se detectaron llamadas registradas horas después del atentado con carrobomba en la Escuela de Cadetes de Bogotá: en estas, los insurgentes incluso nombraron a uno de los integrantes de su grupo subversivo, quien podría estar vinculado en el desarrollo del atentado terrorista contra los estudiantes de la policía, y mencionaron que las autoridades le seguían los pasos.

Además, hablando en clave, y entre risas, los guerrilleros dieron pistas de quienes también estarían involucrados en este crimen múltiple.

También llamó la atención que en una de las llamadas, se habló de un nuevo atentado que el Frente Oriental de Guerra del ELN, al parecer tenía planeado tras el ataque a la Escuela de Cadetes: se trataba de activar una ‘moto bomba’, la cual previamente habían pintado simulando ser una motocicleta de la Policía Nacional, con el ánimo de levantar menos sospechas.

En la conversación revelada por el Fiscal del caso, se escuchó cómo dos sujetos, aparentemente planeaban que un guerrillero de menor experiencia, dejara la moto en un lugar aún sin identificar, y luego activara las cargas explosivas. Sin embargo el atentado se habría detenido, toda vez que los logos de la policía dispuestos en la moto en cuestión, habían quedado evidentemente mal hechos, por lo que abortaron el ataque en ese momento.

Con este y más material probatorio, la Fiscalía continuará este jueves 21 de febrero ante el Juez Tercero Penal del Circuito de Tunja, la audiencia de imputación de cargos contra Alias Macho y Alias Yuly, donde buscarán endilgarles cargos por homicidio agravado, terrorismo y daño en bienes del estado dentro de otros.

Cargando