En 67% se redujeron homicidios en Corabastos y alrededores por ley seca

Las autoridades realizaron 10 operativos de control a establecimientos dedicados al expendio y consumo de licor en esta zona.

Los principales indicadores de medición reflejan una notable mejoría de la convivencia y seguridad en los barrios María Paz, El Amparo y la Central de Abastos, dos meses después de la implementación del Decreto 719, el cual restringe el expendio y consumo de bebidas alcohólicas en este sector.

 Las lesiones personales, por ejemplo, registraron una reducción del 28%. 42 días antes de aplicarse la medida, se presentaron 46 casos, mientras que 42 días después, ese delito se redujo a 33 casos.

 En ese mismo periodo, los homicidios pasaron de tres casos a uno, lo que quiere decir que hubo una reducción del 67%. En casi mes y medio se salvaron dos vidas en este importante sector de Bogotá.

 “Nos hemos reunido con comerciantes del sector y les hemos explicado los motivos de la medida, así como los resultados positivos que estamos obteniendo. Solo el trabajo en equipo puede ayudar a mejorar la seguridad de la UPZ 80 de Corabastos y continuaremos en un diálogo y acompañamiento permanente con la comunidad y comerciantes para sostener los buenos niveles de convivencia ciudadana que tanto se necesitaban en esta zona de la ciudad”, manifestó Jairo García, Secretario de Seguridad.

La restricción a la venta y consumo de licor en esta zona, es una medida temporal, que inició el pasado 10 de diciembre de 2018 y regirá por tres meses, es decir, hasta el 9 de marzo de 2019.

Lea también: Procuraduría pidió a Bogotá presentar planes de acción por calidad del aire

 Otro de los indicadores positivos durante los dos primeros meses de implementada la medida, tiene que ver con el hurto al comercio, el cual disminuyó 71%; ya que de siete hurtos registrados 42 días antes de la medida, se pasó a dos casos. Esto quiere decir que la implementación de la medida ha logrado mejorar los indicadores de convivencia en la zona.

 Las autoridades distritales han realizado cerca de 10 operativos de control y verificación para garantizar el cumplimiento del decreto. En estos operativos, se visitaron establecimientos de comercio tanto al interior como en los alrededores de la Central de Abastos. 19 de ellos fueron cerrados por desacatar el decreto.

 En ese mismo sentido, se impusieron 946 comparendos contemplados en el Código Nacional de Policía, por consumo de bebidas alcohólicas en espacio público, lo que representa un aumento del 40% en multas. 42 días antes de entrar a regir la ley seca, se habían impuesto 675 comparendos.

Así mismo, un juez administrativo de Bogotá ordenó al Distrito proteger los derechos de la ciudadanía y tomar medidas para garantizar la seguridad de los habitantes de ese sector ubicado en la localidad de Kennedy.

Lea también: Gobierno dice que está cumpliendo normatividad en proyecto Proscenio

Cargando