Hace 25 años murió Pablo Escobar y Medellín no sepulta su sombra

Fue en un operativo realizado en inmediaciones del estadio Atanasio Girardot en el que se dio de baja al narcotraficante.

Hace 25 años en el techo de una vivienda fue dado de baja Pablo Escobar, el narcotraficante más temido y sanguinario en los años 80 y 90 en Colombia, principalmente en Medellín, la tierra natal de este personaje con ínfulas de héroe.

Y aunque los años han pasado, en el exterior la capital antioqueña sigue siendo relacionada con el extinto capo del narcotráfico.

La tarea para renovar el imaginario de los turistas, que ven a Pablo Escobar como una leyenda, ha sido ardua y sin descanso y con los años el esfuerzo de los alcaldes ha dado frutos, porque aunque las visitas al Mónaco, la que fue la casa de Escobar Gaviria y a su tumba, no han cesado, cada vez son menos recurrentes.

Precisamente, motivado por borrar el rastro de Pablo Escobar de Medellín, el acalde Federico Gutiérrez decidió que a principios del año 2019 el edificio Mónaco será derribado y en ese lugar se construirá un museo o parque en homenaje a la vida.

Decisión que fue bien recibida por los vecinos de la antigua y mohosa estructura de tres pisos, quienes han tenido que vivir a la sombra de la gigante edificación, resignados por la concurrencia de personas deseosas de conocer y hasta de tomarse una foto al frente de la casa donde vivió el narcotraficante con su familia.

 

 

Cargando