Si pasa por San Gil amigo mío, no dude en caminar y disfrutar

Este municipio ofrece las mejores aventuras extremas y pasar la noche allí siempre será una delicia.

Como dice la canción de Jorge Vilamil “si pasas por San Gil amigo mío, por las bravas tierras de Santander no dudes en dar tu paso y detener”, pues este pueblo que es característico en el tema de turismo en la región puede ofrecer las mayores e inolvidables aventuras.

San Gil es un epicentro de los deportes extremos, las vacaciones en familia, los planes con amigos y su gente, que siempre es amable, permite a los visitantes conocer cualquier lugar, además de la historia que allí se puede encontrar.

...

Algunos destinos y travesías son las que se pueden disfrutar en el río Fonce, donde los viajeros pueden practicar rafting. Otro espacio es el parque El Gallineral, un lugar perfecto para conectarse con la naturaleza, además de que este municipio ofrece más atractivos como cabalgatas, espeleología y torrentismo.

Otra actividad, es la de ir al balneario Pozo Azul pues allí las aguas frías permiten a los viajeros recargarse para dar continuidad con los cerca de cuatro municipios más que se ubican cerca de San Gil.

Entre los patos de comida típica, luego de ir a consumir los batidos de Don Juan en la plaza principal de este municipio, se destacan el mute y la carne oreada.

Posteriormente hacia horas de la noche, se puede ir al bar ‘La Polita’, donde además de consumir, se analizará la cantidad de cuadros de artistas sangileños que allí se exponen.

Cargando