SEGURIDAD

De la tragedia de Oasis de Mardel nace fundación "Ángel de las Alturas"

Una familia se sobrepuso a la muerte de su hijo de tres años y ahora anunciará que trabajará por la seguridad de los menores de edad, en ambientes como los pisos altos.

El 14 de septiembre de 2017, los esposos Adriana y Wilson, una pareja de Bucaramanga, vivió el día más aciago de sus vidas; su único hijo de dos años, cayó al vacío desde el piso 18, de Oasis de Mardel, una torres residencial, ubicada en la Ciudadela Real de MInas. El pequeño falleció y la noticia del accidente causó honda impresión entre los habitantes de la ciudad.

Semanas después de ese episodio, Adriana y Wilson ha determinado trabajar para que este tipo de casos no vuelvan a ocurrir. Héctor Mendoza, administrador de Oasis de Mardel informó que los esposos y sus vecinos crearon la fundación "Ángel de las Alturas".

La fundación propenderá por ambientes sanos y seguros, en lugares que en apariencia no revisten un peligro para los infantes. Sin embargo, en un apartamento hay riesgos como las ventanas, los balcones y los tomacorrientes aseguraron los voceros de "Ángel de las Alturas". De hecho, este sábado habrá una feria en la cual se mostrarán mecanismos que aminoren el riesgo para los menores de edad.

El hijo de Adriana y Wilson cayó al vacío, desde el piso 18, tras acercar una silla a la ventana de la sala. Quien lo cuidaba no se dio cuenta de lo que hacía el niño informaron aquel 14 de septiembre los organismos que atendieron el caso, como la Policía.

Cargando