El accidentado contrato del Plazas Alcíd en Neiva

La remodelación del escenario se ha consumido casi 30 mil millones, dos veces ha colapsado y en una oportunidad algunos obreros se accidentaron. La obra se adelantaba con diez meses de retraso, según conoció Caracol Radio.

La remodelación del estadio Guillermo Plazas Alcíd en Neiva, protagonista de una tragedia con cuatro muertos, nueve heridos y un desaparecido, ha salido más costosa de lo que parece. El contrato se firmó en diciembre de 2014 entre la entonces alcaldía de Pedro Hernán Suárez y el Consorcio Estadio 2014. Valor: 19.900 millones de pesos más 1.200 millones de pesos de interventoría que fueron contratados a la firma Consorcio Interventoría Estadio 2014.

Aunque el contrato se firmó en diciembre de 2014, y se pactó las obras se entregarían diez meses después, es la fecha y el proyecto no había finalizado.

Aunque el consorcio integrado por Miguel Ángel Lozano (un paisa) y Harlinton Hurtado (caqueteño, con experiencia familiar en suministro de alimentos en el Inpec) empezó labores en diciembre de 2014, sus primeras suspensiones de obras se originaron por falta de baterías sanitarias.

El contrato reinició meses después y el ex alcalde de Neiva Pedro Hernán Suárez firmó una prórroga del contrato hasta febrero de 2016 porque quería dejar aseguradas las obras. Ahí le adicionó al contrato de 19.900 millones otros 7.200 millones de pesos más 400 millones de pesos de interventoría.

En ese orden de ideas, la remodelación del Plazas Alcíd en Neiva se ha consumido 29.900 millones de pesos sin contar las luminarias, silletería y labores de urbanismo que deberán contratarse por aparte.

El Consorcio Estadio 2014 argumentó que las prórrogas en los tiempos del contrato obedecen a inconvenientes presentados e imprevistos en el terreno. Por ejemplo: tuvieron que excavar mayor terreno y derrumbar bloques de concreto que no estaban contemplados lo que les generó demoras y costos.

Caracol Radio conoció que la remodelación del estadio se adelantaba con diez meses de retraso y su entrega se contemplaba el 31 de octubre de 2016. El quinto, sexto y séptimo piso lo iban a dejar funcionando, pero en obra negra, sin acabados.

En Neiva, veedores consideran que la remodelación del Guillermo Plazas Alcíd es una obra mal planeada, mal ejecutada. E incluso, con unos diseños totalmente alterados en comparación a los originales, según le contó a Caracol Radio Simón Gaviria, director Nacional de Planeación, quien visitó el estadio el jueves pasado y salió sorprendido, preocupado: el contratista e interventor no respondieron con argumentos sus preguntas sobre la calidad de las obras ejecutadas.

En realidad, no se descarta – de momento- la remodelación del Plazas Alcíd se convierta en otro de los elefantes blancos que tiene Neiva porque lo contratado es solo la primera fase de las cuatro que requiere el escenario y que, según proyectó el exalcalde Pedro Hernán Suárez, alcanzan un valor de 80 mil millones de pesos, un dinero que en la capital del Huila nadie sabe de dónde saldrá.

Hoy la obra está suspendida, es decir, presentará un nuevo retraso en su entrega. Y lo peor: Simón Gaviria, director Nacional de Planeación, confirmó a Caracol Radio que no le girará más recursos económicos a un proyecto controvertido, enredado, desfinanciado, con sobrecostos elevados y de paso hoy enlutado con cinco muertos, nueve heridos y una persona desaparecida.

El Gobierno Nacional- según el funcionario- procederá a girar recursos después de que se contrate un estudio con la Universidad de Los Andes que determine en qué condiciones está la obra y cuál es el paso a seguir.

El Consorcio 2014 expidió un comunicado firmado por Anderson Ordóñez Oviedo, director Administrativo y Financiero de la obra. Lamenta lo ocurrido, expresa la solidaridad con las familias de las víctimas y aclara que la torre que se desplomó es la que existía y no la que están construyendo.

Sin embargo, la pregunta que queda es qué medidas industriales y de seguridad tenían los trabajadores porque en agosto de 2015 otra torre también se había desplomado y en otra oportunidad, varios empleados habían resultado accidentados en la misma obra. Es decir, no es la primera vez que ocurre un accidente en el Plazas Alcíd.

Cargando