Greenpeace advierte que la minería sigue amenazando el agua en el páramo de Pisba, Boyacá

La ONG Greenpeace continúa haciendo seguimiento y recorrido por el páramo de Pisba, en el norte de Boyacá.

Mediante comunicado, sostuvo la organización que se corroboró el incumplimiento de la sentencia de la Corte, la cual prohíbe la minería en estas áreas protegidas.

La organización ambiental denunció que encontraron minas cuyas licencias no han sido suspendidas, operando todavía a más de 3 mil metros sobre el nivel del mar, con pasivos ambientales preocupantes, y que se están ejecutando actividades extractivas de carbón ilegalmente.

Silvia Gómez, coordinadora de Greenpeace en Colombia, advirtió que todavía siguen amenazados los recursos hídricos de la zona.

“El agua de los paramos, que nace de los ecosistemas estratégicos, sigue contaminada, tiene altísimos niveles conductividad y alteraciones en su PH, aguas supremamente ácidas, y ese es el agua que si no tomamos acciones contundentes llegaran a tomarse los boyacenses”, señaló Gómez.

Aseguró la ONG que “las autoridades encargadas de hacer cumplir la sentencia, como las CAR y el Ministerio de Ambiente, están omitiendo sus competencias al permitir que sigan funcionando las mineras y que aquellas empresas que ya no operan en el páramo hayan dejado pasivos ambientales irreversibles que destruyendo la biodiversidad de estos ecosistemas estratégicos”.

Greenpeace señala que las empresas Carbonandes y Hunza Coal tienen licencia vigente, pero están suspendidas y que los " pasivos ambientales graves que dejaron en la zona" siguen pasando su cuenta de cobro al medio ambiente.

Cargando