FRONTERA.

Preocupación entre autoridades de Urabá por cierre de la frontera con Panamá

Temen que migrantes ilegales que no puedan pasar la frontera se queden en su población generando un problema social.

Las autoridades de Acandí-Chocó, municipio localizado en la frontera con Panamá en la región del golfo de Urabá, se declararon preocupados por cierre de la frontera ordenado por el gobierno del vecino país, con el fin de controlar el paso de emigrantes cubanos, africanos y asiáticos en su periplo hacia Centro América para proseguir luego hacia los Estados Unidos.

Jasney Palacio, Personera de Acandí, indicó que nunca fueron informados por el Consulado Obaldía acerca de la determinación del gobierno panameño y que desde que se decretó el cierre se incrementó la vigilancia de la guardia de ese país en la zona de frontera.

La funcionaria expresó su preocupación pues con el cierre de la frontera muchos de los emigrantes no querrán retornar a sus sitios de origen sino que permanecerán en Acandí esperando la oportunidad de poder continuar su viaje e ingresar a Panamá por una de las múltiples trochas que hay en el paso fronterizo.

Manifestó la señora Personera que, Acandí no cuenta con los recursos económicos para atender a los emigrantes que lleguen a Capurganá y Zapzurro, las dos poblaciones cercanas a la frontera, y a quienes deberán suministrales alojamiento y alimentación.

Explicó que Acandí es un municipio de categoría 6, cuyos recursos en su mayoría están embargados, por lo que sostuvieron una reunión con la Organización Mundial para la Migraciones y la Autoridad Marítima Nacional para buscar una salida al problema.

La señora Palacio precisó que los colombianos solo están pudiendo llegar hasta Obaldía y que para continuar hacia Panamá les están exigiendo pasaporte.

Cargando