Orden Público

Suboficial muerto en Guicán había descrito la zona como un paraíso

El cabo primero del ejército nacional, Manuel Jesús Quiñones estaba impresionado por la belleza del sitio donde fue emboscado por el Eln.

Uno de los militares que murieron en una emboscada de la guerrilla del Eln, en Guicán, Boyacá, había descrito el sitio donde ocurrió el ataque como un paraíso y así lo relató a su familia en la última comunicación que tuvo con su casa en Piedecuesta, Santander.

El cabo primero del Ejército Nacional, Manuel Jesús Quiñones Amaya, de 27 años de edad, había llegado a un batallón de alta montaña hacía apenas 20 días luego de hacer el curso de ascenso en la Escuela de Ingenieros de Bogotá.

Un hermano de la víctima, Gabriel, relató que la familia ya había sido golpeada por el conflicto armado.

"Hace 10 años falleció mi hermano Nelson, soldado de la Armada Nacional, en Malagana, Bolívar en un hecho parecido" reveló.

El suboficial Quiñones era el menor de 6 hermanos, no se había casado y no tenía hijos.

Su familia no sabe cuándo llegara el cuerpo de cabo primero a Piedecuesta, un municipio del área metropolitana de Bucaramanga.

 

Cargando