Hora 20Hora 20

Actualidad

¿Cuál es el rol de Naciones Unidas ante nueva política antidrogas?

Panelistas creen que es el escenario ideal para poner el tema sobre la mesa y dar pasos hacia la regulación. Creen que cambios culturales incluyen en el cambio de las normas.

ONU. Foto: Gettyimages / Johannes Simon

En Hora20 un programa para analizar la coyuntura del país. Se debatió sobre el primer discurso del presidente Petro ante la Asamblea de Naciones Unidas, la retórica sobre un cambio de paradigma en la lucha contra las drogas, el impacto en el escenario internacional y las claves de ese cambio; una mirada las responsabilidades del “norte” geográfico, la comparación entre la coca y el carbón y el liderazgo que buscaría obtener el nuevo presidente. Después una mirada a la renuncia de Rodolfo Hernández al senado.

Septiembre se convierte en el mes de los discursos fuertes y contundentes en el atril de la sede de las Naciones Unidas en Nueva York. Un mes en el que los líderes de las naciones se encuentran para plantearle al mundo sus preocupaciones, prioridades, políticas y propuestas a los otros líderes mundiales. Gustavo Petro realizó ayer su primer discurso ante la Asamblea número 77 de Naciones Unidas con una intervención en la cual si bien quedó claro cuáles serán las prioridades de la agenda del nuevo gobierno en el plano internacional ante un discurso que se movió sobre los ejes de cambio en lucha contra las drogas y la conexión con la deforestación y la crisis climática, surgen las dudas sobre las formas, la materialización de cambio y las políticas concretas para que se dé un nuevo enfoque en la lucha contra las drogas a escala global, pues fue allí donde concentró su intervención al plantear de manera directa el fracaso de la lucha contra las drogas, así como el fracaso de la lucha contra el cambio climático.

En medio de la retórica hubo también espacio para una dura crítica al “norte global”, señaló que se ha invadido en nombre del gas y el petróleo, que se ha echado la culpa a la planta y al hombre que la cultiva, haciendo referencia a la coca y en medio de esto, una reflexión sobre las consecuencias de las aspersiones. También se enfocó en plantear que el problema de drogas y de cambio climático no estaría tanto en la corresponsabilidad con el sur global, sino que hay una culpa y responsabilidad desde el norte, rompiendo así una asimetría de las acciones para responder frente a estos dos problemas; hubo espacio para comparar o cuestionar si en la misma balanza estarían los efectos negativos de cocaína, el carbón y el petróleo, así como poco espacio para nombrar a las estructuras criminales y hasta para reiterar la propuesta de canjear protección de la selva por reducir la deuda del país.

Lo que dicen los panelistas

Para Thierry Ways, ingeniero, empresario y columnista, es positivo en el discurso que se ponga sobre la mesa el tema de regularización o cambio política contra drogas, “pero no es la primera vez que se hace y es un discurso extraño, dicotomías cargadas de blancos y negros, imágenes extrañas y mezcolanza de temas que no se entienden bien”. Pues explicó que en escenarios como el multilateralismo a veces funciona y otras veces no, en esa medida, señala que temas como la conciencia sobre cambio climático funciona en engranaje entre multilateralismo y cambios sociales, algo que cree, puede ocurrir en el caso de las drogas, ya hay un cambio cultural fuerte en muchas partes del mundo; eso lleva a que clase política se apersone de cambios culturales y modifiquen reglas y leyes”.

Camilo Granada, consultor, experto en comunicaciones y columnista, planteó que el discurso del presidente es la presentación en sociedad, “es un discurso que tuvo más impacto en el país que por fuera y se están viendo las ambiciones de Petro para asumir liderazgo regional”. Agregó que en el discurso se ve como un acta de acusación contra el norte global y capitalismo, “hay un tono vehemente, confrontacional, pero no sé qué opinan los noruegos, franceses que les digan que se revive nazismo; hay visión maniquea en corresponsabilidad y se muestra a ellos como culpables y el sur global es explotado”.

Por otro lado, dijo que destaca la claridad en elementos como un cambio de paradigma en lucha contra las drogas, “diplomacia colectiva global se enfrenta a todos estos temas del poder real y los intereses reales de los países que más capacidad económica y militar tienen”, esto en relación con el papel que cumplen estos organismos ante los problemas del planeta.

Para Angélica Lozano, senadora de la república, el discurso fue la puesta en escena y una presentación en sociedad en la que se puso énfasis programáticos con símbolos y mensajes, “ahora viene un trecho enorme de cuatro años que es poco tiempo para aterrizar ideas como canjear deuda”. Agregó que cada presidente marca símbolo y agenda, “cada presidente le habla a su propio país, pero la prueba es que estamos hablando de él y creo que le llegó al corazón a mucha gente dentro del país”.

Frente a la comparación que hizo el presidente del carbón y la cocaína, dijo que es exagerado, “cuando ahora por crisis energética se vuelve al carbón, es una exageración que se compare con cocaína; esto puede conectar, pero también desconectar a muchos”.

Gabriel Cifuentes, exsecretario de Transparencia de la presidencia, abogado, profesor universitario y columnista, explicó que el auditorio de Naciones Unidas es un espacio donde líderes envían una serie de mensajes, “seguro no sale un acuerdo para reformular política de drogas, pero es ir sembrando una semilla o regándola a un mensaje que toma fuerza”, pues plantea que se debe preguntar cuál es el impacto que puede tener este discurso en la consolidación de un bloque regional para sentar bases en un acuerdo en el sur global para transformar lucha contra las drogas.

Resaltó que lo que dejó planteado el presidente no es falso, “es lo que la ciencia ha determinado sobre calentamiento global, recordar que quienes pagan platos rotos son las economías débiles y en desarrollo”, y agregó que también se trató de juntar un problema de carácter global que son las adicciones que hacen daño: drogas, carbón y economías fósiles, “el fondo del discurso es poner dedo en la llaga de lo que pone en crisis a la comunidad internacional”.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen directo

Caracol Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Ciudades

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad