¿Qué está pasando con el secuestro en Colombia?

Este año, el número de casos de secuestro ha aumentado un 30,8% en comparación con el 2020, según cifras de la Policía Nacional.

¿Qué está pasando con el secuestro en Colombia? /

Con la firma del acuerdo de paz en Colombia, se esperaba que la cifra de secuestros en el país disminuyera considerablemente. Así lo evidenciaron estadísticas de la Policía Nacional en las cuales, para diciembre del 2016, registraban un total de 207 casos de secuestro en todo el territorio nacional. Un 26% menos que en 2010, año en el que se reportaron 282.

Coronel Gustavo Adolfo Camargo, Subdirector Antisecuestro y Antiextorsión, “en el año 2000, cuando se presenta el pico más alto de secuestros en el país, con 3.572 casos de secuestro el Gobierno Nacional pone en marcha la política pública contra el secuestro y la extorsión, en la que, a través de un trabajo articulado con Fiscalía general de la Nación, Ejército Nacional, Policía Nacional y, bajo procesos serios y fuertes de investigación criminal, inteligencia y prevención, se logró una reducción de secuestro que ha prevalecido hasta este año. Todos los años ha venido presentándose una disminución importante en materia de secuestros en el país”.

Pese a que la Policía Nacional habla de una tendencia de disminución en el número de secuestros consolidados con otras entidades estatales, la cifra más reciente publicada por el informe del Grupo de Información de Estadísticas de Criminalidad de la Policía, muestra que actualmente, hay 115 casos de secuestro registrados al 31 de octubre. Por lo que, sin haber finalizado el año, ya hay un incremento del 30,8% en comparación con el 2020, que registró 88 casos, el menor número de secuestros desde 2010.

En cuanto a los departamentos más afectados por este delito, en lo que va del 2021, el departamento del Valle lidera la lista con 24 casos, Antioquia con 22, Cauca con 13 y Cundinamarca con 12. Sobre el total de secuestros que se han registrado este año, 44 han sido tipificados como secuestros simples y 71 como secuestros extorsivos.

Nestor Rosanía, analista político e investigador en temas de conflicto armado, "en Colombia hubo una una transformación bajo la lógica del secuestro político y sigue el secuestro económico pero la tendencia fue una baja durante varios años. Sin embargo, hemos vuelto a ver que se esta nuevamente creciendo, fundamentalmente porque pasó a ser un modelo financiación ante una descentralización de la violencia que es lo que estamos viviendo en actualmente”.

Así mismo, señaló varios de los principales factores que han llevado al aumento en los casos de secuestro, “hay dos factores de riesgo que crecieron exponencialmente en cuestión de meses, la pobreza, el desempleo y un fortalecimiento del crimen organizado a nivel internacional. Además, ya no tenemos estructuras criminales a nivel nacional, sino muchas bandas que se están disputando diferentes mercados, no solo el narcotráfico y la minería, sino también el secuestro y la extorsión”.

Finalmente, se refirió a la urbanización del crimen organizado como otro de los fenómenos sociales por los que el país está atravesando actualmente, “muchas bandas que operaban a nivel rural, hoy están en las ciudades y ven el secuestro y la extorsión como una metodología rápida de dinero”.

En todo caso, aunque el secuestro ha estado presente, en gran medida, en zonas urbanas del país, este crimen sigue afectando a regiones que han vivido por años el horror de la violencia. En los últimos meses, otro de los departamentos que ha empezado a mostrar un índice de incremento en la cifra de secuestros ha sido Norte de Santander.

Teniendo en cuenta los recientes casos reportados en subregiones como el Catatumbo, en los que ya se han señalado como presuntos responsables a disidentes del frente 33 de las FARC, es importante resaltar que, a parte de los civiles secuestrados, en la primera semana de noviembre fueron plagiados dos militares en menos de 48 horas.

La situación actual de conflicto en este departamento es grave, pues además de las disidencias, en esta zona operan las Autodefensas Gaitanistas de Colombia AGC, también conocidas como Clan del Golfo, el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y el Ejército Popular de Liberación (EPL). Estos grupos armados siguen enfrentándose por el control del territorio, ya que es un punto estratégico para controlar rutas de narcotráfico y trochas fronterizas con Venezuela. El problema radica en que, en medio de las confrontaciones, se violan los derechos de los civiles y se atenta contra militares y uniformados de la región.

A lo largo de este año, la Defensoría del Pueblo ha levantado alertas tempranas en varias de las zonas más afectadas por el secuestro en el país y ha señalado que los más vulnerables frente a este delito, siguen siendo los menores de edad, mujeres, migrantes, campesinos, indígenas y militares, quienes están constantemente expuestos a acciones criminales que van desde extorsiones, secuestros y desapariciones forzadas, hasta asesinatos selectivos.

Cabe recordar que, en la historia de la violencia en Colombia, el secuestro ha sido uno de los crímenes más atroces que han sufrido los colombianos. Según cifras del Observatorio de Memoria y Conflicto del Centro Nacional de Memoria Histórica, entre 1958 y junio de 2021, se registraron 37.753 víctimas de este delito, de los cuales 36.369 fueron civiles y 1.378 militares.

En cuanto a las víctimas por presunto autor responsable, se identificaron 26.557 por parte de la guerrilla, 3.761 fueron atribuidos a grupos paramilitares, 406 a grupos posdesmovilización, 100 a bandoleros y 70 al crimen organizado en el país. Por otra parte, 594 secuestros se llevaron a cabo por grupos armados no identificados y 6.181 por actores desconocidos, según el Observatorio.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir