La conectividad bogotana podría quedar afectada con el POT

El Plan de Ordenamiento Territorial que discute el Concejo de la capital incluye medidas que ponen en riesgo la expansión de las telecomunicaciones.

El Plan de Ordenamiento Territorial de Bogotá, actualmente en discusión en el concejo de la capital colombiana, no fue bien recibido por el sector TIC, en donde varias voces expresaron inconformidad frente a los puntos relacionados con tecnologías y telecomunicaciones, incluidos en el proyecto.

La Comisión de Regulación de las Comunicaciones, que es la autoridad regulatoria del sector, envió una extensa carta a la alcaldesa Claudia López, con comentarios técnicos en los que presenta los reparos que la institución tiene frente al POT. “Las necesidades de conectividad de la ciudad son inmensas y no se han cubierto hasta la fecha. Hay problemas de conectividad en los bordes rurales de Usme, en Ciudad Bolívar, en San Cristóbal y en la localidad 20, que es Sumapaz, y no es bueno poner más restricciones sobre las dimensiones de las antenas y sobre los andenes”, dijo el comisionado Sergio Martínez, director de la CRC.

La CRC menciona numerosos puntos del proyecto que limitarían y harían más costoso el despliegue de nuevas redes y pidió eliminar la “mimetización” de infraestructuras, es decir, propuso no obligar a los operadores a esconder las antenas y estaciones bases, ni exigir el "soterramiento" (cableado bajo tierra), porque eleva los costos de los despliegues de nuevas redes. El proyecto de POT establece límites a la instalación de nuevos postes y exige que las celdas y micro celdas nuevas que los operadores de telecomunicaciones instalen, sean colocadas en los postes existentes, lo cual será, en la mayoría de los casos, imposible.

Sergio Martínez opina que el POT debe enfocarse en la perspectiva de largo plazo y que no debería quedarse en el tamaño de los ductos o si los andenes son de cuatro metros o dos metros, porque esos son detalles de los que puede hacerse cargo la Secretaría de Planeación Distrital. “Desde el Plan de Ordenamiento Territorial se deben generar las señales para hacer transformación digital. Para que los jóvenes de Bogotá en los próximos quince años encuentren sitios para los laboratorios de innovación digital y el emprendimiento que requiere la ciudad. Y eso se debe hacer a través del Plan de Ordenamiento Territorial”, afirmó.

También se pronunciaron la Asociación Nacional de Servicios Públicos y Comunicaciones (Andesco), en la voz de su presidente Camilo Sánchez, y Asomóvil, el gremio de los operadores móviles. "Instalar y regularizar la infraestructura TIC debe ser una prioridad para afianzar la reactivación económica. Si queremos seguir construyendo una ciudad inteligente, el POT debe encaminarse a permitir una infraestructura con cobertura total, en constante actualización", dijo Camilo Sánchez.

Entre los puntos más cuestionados del POT, hay que mencionar la restricción de antenas en áreas de interés cultural. Está previsto que zonas históricas no tendrían casi cobertura en el futuro. Las razones de la alcaldía son la protección ambiental y la lucha contra la contaminación visual. La primera no está probada y sobre la segunda, hay que decir que las antenas a la vista son un mal necesario. En todo el mundo está aceptado que conviviremos con antenas, a cambio de gozar de los beneficios de la conectividad. La única solución sería desconectar las ciudades, lo que es completamente inviable. En Nueva York hay una antena por cada 232 habitantes. En Tokio la relación es de una antena por cada cien habitantes. La situación en Bogotá está lejos de esas tasas. En la capital colombiana hay una antena por cada 1.600 habitantes, así que ni siquiera estamos cerca de padecer problemas de contaminación visual, observó Camilo Sánchez. Y los indicadores sociales y económicos de Tokio y Nueva York son abrumadoramente superiores a los de Bogotá.

El POT también establece restricciones para la instalación de nuevas infraestructuras. Solo se permitirá tender redes en andenes de más de cuatro metros de ancho. Los expertos que analizaron el proyecto preguntan cuántas zonas de Bogotá cumplen ese requerimiento.

También se establece el cobro por el uso del espacio para el despliegue de redes, con el interés de recaudar recursos para el Distrito.

Y, por último, el IDU quedará facultado para prohibir o autorizar el despliegue de redes de telecomunicaciones. Eso choca, en concepto de la CRC, con disposiciones nacionales. En Colombia la política de telecomunicaciones tiene carácter nacional y es de obligatorio cumplimiento por los departamentos y municipios, incluido el Distrito Capital. No tendría legitimidad una ley local que choque con normas nacionales.

De aprobarse el POT en su estado actual – siempre en opinión de los expertos consultados - Bogotá.

El POT que preparó la administración distrital es necesario y lleva dos años de atraso. Recordemos que el primer intento de la alcaldía se frustró. Pero en el tema relacionado con conectividad y TIC, el proyecto iría en contravía de las tendencias internacionales en materia de conectividad, según opinan los expertos. Mientras las demás grandes ciudades en el mundo facilitan el despliegue de redes, favorecen la ampliación de la cobertura de las telecomunicaciones y preparan el despliegue de redes de quinta generación, Bogotá daría un paso atrás, cerrando las posibilidades de conectar a todos los bogotanos y convertir a la capital del país en una Ciudad Inteligente.

A la fecha, la alcaldía de Bogotá no ha dado respuesta a las carta de la Comisión de Regulación de las Comunicaciones ni se ha pronunciado con relación a las críticas del sector TIC al proyecto de POT.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir