Justicia colombiana

La Constitución del 91 y su aporte a la Justicia

En la conmemoración de los 30 años, expertos juristas que vivieron la transición analizan las luces y las sombras que la carta magna le dio a la rama

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

La promulgación de la Constitución Política de 1991 le dio dientes a la rama judicial, puesto que, le dio vida a la Corte Constitucional, al Consejo Superior de la Judicatura y a la Fiscalía General.

Antes existía una sala de asuntos constitucionales en la Corte Suprema de Justicia, pero con la Constitución del 91 se le confirió a la Corte Constitucional guardar la integridad y supremacía de la Carta Política, y es considera la joya de la corona.

Hablamos con el exmagistrado de esa alta Corte Nilson Pinilla.

“Tres décadas de magnifico desempeño con algunas excepciones, pero en realidad la labor de la Corte Constitucional ha significado orden y unificación de jurisprudencia”. Dijo.

El Consejo Superior de la Judicatura fue otro de los aportes. Tuvo como objetivo administrar a la Rama Judicial con autonomía presupuestal. Se dividió en dos salas la Administrativa y la Disciplinaria (hoy en día transformada en la Comisión Nacional de Disciplina Judicial, y encargada de sancionar disciplinariamente a los fiscales, jueces, abogados y magistrados de Tribunales).

“En principio fue una institución modelo, solo que con el tiempo fue derivado y degradando en calidad hasta llegar a ser un cuerpo que hoy es problemático a la luz de la consciencia nacional, aun cuando sigan vivos en el texto de la Constitución las grades motivaciones que dieron lugar a su creación”. Explicó Hernando Yepes Arcila, uno de los primeros magistrados del Consejo Superior de la Judicatura y uno de los partícipes de la constituyente.

Y la Fiscalía General, que se constituyó como el aparto judicial encargado de la acción penal y de realizar la investigación de los hechos que revistan las características de un delito. Así lo explica el exministro y exfiscal General Alfonso Gómez Méndez.

“Venía propuesta de la reforma de Laureano Gómez desde 1952, había sido establecida en la reforma que tumbó la Corte en 1979, la Fiscalía incluso se llegó a pensar en ese caso. Fue muy importante porque antes no se podía centralizar la justicia, los jueces de instrucción criminal no contaban con una fortaleza y actuaban de manera aislada”.

Así como la Constitución del 91 le dio luces a la Justicia, a lo largo de estos 30 años se fueron creando sombras.

Por ejemplo, que el ejecutivo y el legislativo metiera manos en los asuntos de la Justicia. El exfiscal Gómez Méndez.

“no había ninguna injerencia hasta antes del 91, por ninguna parte tenían chance el ejecutivo o el legislativo de participar en la justicia, haberle dado esas funciones electorales en la constituyente de alguna manera introdujo por la puerta de atrás a la política”

Exmagistrado Hernando Yepes Arcila considera que la justicia se ha degradado.

“La Sala disciplinaria estuvo mal concebida desde el comienzo, y por eso desde la segunda sala empezó a descomponerse de la alta calidad de los juristas que los integraban para garantizar que los jueces y magistrados no tuvieran sometimiento a otros fueros jurisdiccionales (…) Por lo demás, están la creación de la Fiscalía, que resultó ser un gran fracaso (…) En su conjunto no ha cumplido con su misión”.

Exmagistrado Nilson Pinilla dice que la Justicia ha perdido independencia y la honorabilidad.

“Y lo que se nos corrompió fue el ser humano, y si el ser humano se ha corrompido es imposible que a las instituciones como a la administración de Justicia incluyendo a las altas Cortes, sabiendo lo que ya pasó en la Corte Suprema de Justicia y en la Corte Constitucional, es imposible que no lleguen corruptos a esas instituciones”

Los juristas concluyen que las justicia aún está lejos del alcance de la ciudadanía.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir