La verdad tras el gesto de la princesa Ana en la recepción de Trump

Este se ha vuelto viral en redes sociales.

La reina Isabel II es conocida por reprender discretamente a los miembros de su familia cuando considera que no se están comportando de una manera adecuada en sus apariciones públicas, bien sea lanzándoles una mirada reprobatoria o susurrándoles unas pocas palabras en un tono cortante. 

Este martes le ha tocado el turno a su hija, la princesa Ana, de recibir una de esas regañinas veladas durante la recepción que se organizó en el palacio de Buckingham para recibir a los líderes de los países de la OTAN entre los que se encontraba el presidente estadounidense Donald Trump junto a su esposa Melania.

En el vídeo que ha corrido como la pólvora por las redes sociales, se puede ver a la nonagenaria monarca saludando al matrimonio Trump acompañada del príncipe Carlos y la duquesa de Cornualles, Camila. En un momento dado, mientras su hijo y su nuera continúan charlando con el mandatario y la Primera Dama, ella echa un par de vistazos hacia la entrada de la Sala de Música donde tuvo lugar el tradicional pasamanos para entablar contacto visual con su hija, que le responde encogiéndose de hombros y alzando las manos en una reacción que parece decir 'qué quieres que haga'.

Los usuarios de Twitter e Instagram no han tardado, sin embargo, en ponerle palabras a su gesto a través de memes que van desde el "a mí no me metas en esto" al "conmigo no cuentes" y que han interpretado el lenguaje corporal de Ana como una señal clara de que no quería cruzar palabra con los Trump.

En realidad, parece que la única hija de la soberana -que no formaba parte oficialmente de ese acto- estaba esperando a que su madre terminara de despachar y esta última sencillamente quería comprobar cuál era el próximo político al que debía saludar, de ahí que dirigiera la mirada hacia la puerta, a lo que Ana le respondió con una carcajada: "Solo quedo yo, y este par", refiriéndose a unos miembros del personal de palacio que la acompañaban.

Sin embargo, otro vídeo del evento que se organizó tras la recepción ha sido recibido como una prueba de la mala opinión que la princesa guardaría del antiguo empresario norteamericano, ya que en él aparece asistiendo impasible a una conversación entre el primer ministro británico Boris Johnson y el canadiense Justin Trudeau y el presidente francés Emmanuel Macron en la que ellos tres se estarían mofando de Trump y de su afición por alargar sus ruedas de prensa hasta la saciedad.

Suscríbase a los contenidos de Caracol Radio en Google News. Entre AQUÍ y haga clic en la estrella.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir