Nacional

El prontuario de la disidencia de Iván Márquez

Experto en conflicto armado analizó los puntos en común que tienen los excomandantes de la extinta guerrilla de las Farc que se rearmaron.

Iván Márquez:

Antes del inicio del proceso de paz con el gobierno del expresidente Juan Manuel Santos, se desempeñaba como el segundo hombre más importante del Secretariado de las Farc, después de Rodrigo Londoño, alias Timochenko

Área de influencia: Aunque inició su carrera delictiva en las Farc en las redes de apoyo, fue comandante del bloque suroeste con injerencia en Huila, Caquetá y Putumayo. Fue segundo del frente 5, en los años 90 comando el Bloque Caribe con injerencia en Guajira y Cesar.

Luego de la firma del acuerdo de paz de la Habana Cuba, viajaba constantemente desde Bogotá al Espacio de Capacitación y Reincorporación ubicado en Miravalle, San Vicente del Caguán donde se encontraba Hernán Darío Velásquez, alias El Paisa.

Jesús Santrich:

Pasó por los frentes 19 y Bloque Caribe. Su área de influencia siempre estuvo en la Sierra Nevada, en los Montes de María, en Córdoba y la Serranía del Perijá. Su fuerte son las comunicaciones y la propaganda política.

Luego de la firma del acuerdo de paz estuvo en Bogotá y tras los líos con la justicia colombiana y de Estados Unidos se desplazó al Espacio de Reincorporación (ETCR) de Tierra Grata, corregimiento San José de Oriente, municipio de La Paz, Cesar, abandonándolo días después sin dejar pista.

El Paisa

Hernán Darío Velásquez, alias El Paisa comandante de la columna más sangrienta de la extinta guerrilla de las Farc, la Teófilo Forero. A esta se le atribuyen la Toma de Miraflores en el Guaviare, la toma de El Billar Caquetá, el secuestro de los 12 diputados del Valle del Cauca, la bomba contra el Club el Nogal, entre otros.

Su área de influencia siempre fue el Caquetá, y lo llanos del Yarí, conocidos ampliamente por los cultivos de droga y rutas de narcotráfico.

Se incorporó a la mesa de diálogos de la Habana Cuba en abril del 2016. Después de la firma de los acuerdos de paz se ubicó en el ETCR de Miravalle en San Vicente del Caguán Caquetá. Abandonándolo sin dejar rastro.

Romaña 

Henry Castellanos, alias Romaña. Fue comandante del Bloque Oriental y frente 53 con amplia injerencia en los departamentos de Meta y Cundinamarca. Se le atribuyen extorsiones y las llamadas ‘pescas milagrosas’ donde eran secuestradas personas de forma masiva en la vía entre Bogotá y Villavicencio.

Romaña también hizo parte de la mesa de diálogos de paz en Cuba. Luego de la firma de los acuerdos, se ubicó en el ETCR Ariel Aldana, en zona rural de Tumaco Nariño. Es de recordar que Tumaco es una de las regiones con mayor cantidad de cultivos de droga.

El ETC fue dejado por Romanña en coordinación con las autoridades por supuestas amenazas de muerte en su contra y en recientes declaraciones que entregó el ex fiscal Néstor Humberto Martínez, este reconoció que Henry Castellanos era cercano a la Fiscalía pero decidió romper sus relaciones luego de argumentar que estaban preparando un montaje en su contra.

El Zarco Aldinever

José Manuel Sierra Sabogal es hombre de confianza de El Paisa. Pasó por el frente 53; su área de influencia siempre estuvo en el Meta, Caquetá y Cundinamarca.

Luego de la firma de los acuerdos de paz estuvo al frente de varios proyectos productivos en Mesetas Meta donde se reincorporaron alrededor de 500 excombatientes.

Su última ubicación fue en Villavicencio en el departamento del Meta: Por su ausencia del proceso de paz la Justicia Especial de Paz le había abierto un proceso de cumplimiento.

Le puede interesar: La vida de los excombatientes después de la guerra

Walter Mendoza

Su nombre verdadero es José Vicente Lesmes, Se le reconoce por los excombatientes como el creador de las ‘columnas móviles’. Su área de influencia fue el Valle del Cauca y las regiones del Bloque Occidental.

Su reincorporación se estaba llevando a cabo en el ETCR de La Elvira en Buenos Aires Cauca. Mendoza recientemente había tenido lío con las autoridades por la tenencia de armas de fuego.

Jhon 40

El nombre de pila de este ex jefe guerrillero es Gener García Molina. Se le considera como uno de los grandes capos del narcotráfico y que movió toneladas para conseguir recursos económicos para la extinta guerrilla. Militó en el frente 31.

 Área de injerencia departamento del Meta.

Siempre estuvo en desacuerdo con el proceso de paz y se declaró en disidencia como lo hicieron Gentil Duarte e Iván Mordisco. Jhon 40 se estima que hizo carrera con el ‘Negro Acacio’ temido narcotraficante de las exfarc.

‘El loco Iván’

Alias El Loco Iván, fue comandante, al igual que los otros ex jefes guerrilleros que parecen en el vídeo de Iván Márquez retomando las armas, del bloque oriental de las Farc. Desde julio del 2018 se desconoce su paradero.

Enrique Marulanda

 Alberto Cruz Lobo, es hijo del fundador de las Farc Pedro Antonio Marín, alias Manuel Marulanda. También fue jefe del Bloque Oriental. Estuvo en el ETC de Mesetas en el Meta, donde hasta febrero de este año vivían al menos 170 excombatientes, pero su última ubicación según las autoridades fue San Vicente del Caguán.

Alias Nelson Robles

 Julio Enrique Rincón Rico fue comandante del frente 55 con amplia injerencia en el departamento de Cundinamarca y con despliegue en Bogotá.

El área de injerencia de ‘Nelson Robles’ eran los municipios de Lejanías, El Castillo, Vista Hermosa, La Uribe, en el departamento del Meta.

La Frita

Francisco Antonio Durango, alias ‘La Frita’ con injerencia en el departamento de Antioquia. Se había concentrado luego de las firma de los acuerdos de paz en el ETCR de Llano Grande en Dabeiba Antioquia, pero al igual que los anteriores ex combatientes desapareció sin dejar rastro.

Estos son algunos de los hombres que decidieron traicionar el acuerdo de paz y retomar las armas. Otros de los ex jefes guerrilleros identificados son: Luis Alberto Cabrera Pineda, alias Diego Gutiérrez; Reinel Guzmán Flórez, alias Rafael Gutiérrez; y Elmer Caviedes, alias Albeiro Córdoba. 

Análisis

Para el analista en conflicto armado, Jairo Libreros, los perfiles de quienes decidieron retornar a las armas tienen varios puntos en común y es que todos tienen características terroristas, al ser del ala más cruel de la extinta guerrilla de las Farc, además tienen antecedentes de narcotráfico, y siempre han trabajado juntos, es decir, un alto nivel de camaradería. 

“Uno de los puntos más preocupantes es su perfil terrorista. Si bien hoy no cuentan con los hombres necesarios para adelantar operaciones de guerra, si conocen cierto tipos de estrategias relaciones con operaciones terroristas”, dijo Libreros.

Agregó que estas personas si representa una nueva amenaza y no desde el punto de vista territorial. “Tienen contactos, pueden financiarse a través del narcotráfico y tienen un propósito terrorista al que hay que tenerle cuidado ya que anunciaron alianzas con el ELN”.

Cargando