Colombia en el Apolo 11 que llegó a la Luna

Un médico, un geofísico, un ingeniero y objetos como telas y arena colombianos contribuyeron con Apolo 11

La llegada del hombre a la luna, el 20 de julio de 1969, se convirtió en una de las proezas más importantes para la humanidad. El alunizaje es comparado con el descubrimiento de América en 1492, la construcción de la Muralla China o las Pirámides de Egipto.

Apolo 11 fue el nombre dado a la misión con el mismo nombre del programa Apolo con el que, desde 1960, Estados Unidos se propuso llegar a la luna. El cohete encargado de llevar el vehículo espacial Águila que se posó en la Luna, fue el Saturno V (Cinco). La nave tenía una longitud de 110 metros y 60 centímetros, su peso total sobrepasó las 2.700 toneladas.

Colombia tuvo una participación que no se limitó a la pequeña bandera y palabras del entonces presidente Carlos Lleras Restrepo.

Profesionales

El médico Jorge Huertas participó en la preparación física y mental de Neil Armstrong, Edwin “Buzz” Aldrin y Michael Collins.

El sacerdote y geofísico René van Hissenhoven colaboró en la calibración del sismógrafo, que la misión instaló y dejó en la luna.

Según el prestigioso periodista Alfonso Castellanos, el ingeniero boyacense y bogotano Oswaldo Rey, creó cinco inventos para la supervivencia de los astronautas. Agrega que el director de esa misión espacial Wernher von Braun puso en el colombiano la responsabilidad del regreso con vida de los tres hombres que viajaban hacia la luna.

Objetos

Según una investigación de la diseñadora textil Yolanda Diaz, el astrónomo Freddy Moreno y el profesor e historiador Luis Enrique Gómez. La tela que recubría el interior de la capsula de comando en el que permanecieron los astronautas, fue fabricada en Textiles Hubatai de Suba en cercanías a Bogotá, se basaba en lana de ovejas traída del departamento de Boyacá. También los trajes espaciales tenían entre sus componentes la misma tela.

Esta tela ganó la licitación debido a su resistencia al fuego y al mismo tiempo el calor ideal para mantener el bienestar de los astronautas.

Arena de la península de la Guajira fue usada para una mezcla con polímeros que sirvieran de aislante de los potentes motores del Saturno V. Han sido los motores más potentes que hasta ahora ha fabricado Estados Unidos.

Mitos

Se dice que en una isla en el lago de Tota, fue instalada una estación de monitoreo para seguir las incidencias del apolo 11. Habitantes ya mayores de la zona aseguran que en esos días no se podían acercar a dicha isla. Eran repelidos por hombres armados y uniformados, con aspecto de “gringos”

Esta historia no se ha podido confirmar, sin embargo se debe recordar que en aquellos años se libraba la guerra fría entre Estados Unidos y la URSS.

Cargando