Los extranjeros del Estado Islámico y sus dificultades para regresar a casa

Según reportes internacionales, más de 30.000 seguidores y excombatientes están en campos de refugiados y sus países no los quieren aceptar.

El conflicto en Siria, Irak y otros territorios dominados por el Estado Islámico a veces parece lejano para muchas personas que creen que en este solo participan combatientes locales y radicales islámicos que buscan defender la región.

Pero esa guerra también implica a miles de extranjeros, no solamente los soldados de los países que conforman la coalición que lucha contra el denominado ISIS, sino ciudadanos que, ilusionados por algún ideal, por amor y por otras razones, llegaron hasta el Medio Oriente a hacer parte de una guerra.

Después de ocho años, cuando se comienza a hablar del fin de Estado Islámico, estos ciudadanos que llegaron principalmente de países europeos, de Asia, Estados Unidos y América, han cobrado protagonismo.

Según el diario The New York Times, estos se encuentran en campos de refugiados y prisiones en Irak, Siria y Libia. Pero no son solo ellos, sino sus hijos, menores que fueron llevados al conflicto durante su infancia o que incluso nacieron dentro del mismo.

Lea también:  Sindicatos y estudiantes de Brasil protestan por recortes a la educación

Se trata de ciudadanos que desean regresar a sus vidas normales en Inglaterra, Suecia o Estados Unidos, entre otros. Esos países sin embargo no les permiten el retorno por temor a que cometan atentados, que estén adoctrinados o hayan sido radicalizados.

El problema más grande ocurre para los niños, pues las organizaciones internacionales como Human Rights Watch ya hablan de que se trata de apátridas. Un representante de esa ong, Clive Baldwin, le explicó al diario The New York Times que esa situación está dejando personas sin nacionalidad, y por lo tanto sin ningún tipo de protección ni la posibilidad de cooperación para manejar la problemática.

En medio de la incertidumbre ha surgido otro problema, y es que los países que retienen a los extranjeros han expresado que no tienen la capacidad para seguir haciéndolo. Por eso han surgido reportes de que se están haciendo juicios ‘express’ que incluyen sentencias a muerte.

Hasta el momento únicamente los gobiernos de Rusia, Kosovo y Kazajistán se han mostrado dispuestos a repatriar a los excombatientes. Francia hizo una declaración similar, pero para los menores hijos de sus ‘yihadistas’.

Lea también: Alabama aprueba la ley contra el aborto más estricta de EE.UU.

Cargando