Los “buses chimenea” afectan a varias ciudades

En algunas ciudades como Barranquilla, no hay mediciones permanentes sobre la contaminación que produce el transporte público.

Contaminación ambiental /

La contaminación del aire, que ha tenido en emergencia a ciudades como Bogotá y Medellín, y en alerta a Bucaramanga, es un problema común en casi todas las capitales de Colombia y, en no pocos casos, buena parte de la responsabilidad es de los “buses chimenea” que circulan por sus vías.

El Servicio Informativo de Caracol Radio indagó sobre el grado de contaminación que generan los servicios de transporte masivo y encontró que sistemas como Megabus, de Pereira, tienen buses con varios años de uso que generan más contaminación de la permitida.

En Cali hay un estricto control al MIO y sus niveles de emisiones están en el límite permitido, mientras que en Barranquilla faltan estudios del impacto ambiental que genera Transmetro, en Bucaramanga Metrolínea está en niveles tolerables, pero otros servicios son muy contaminantes, mientras que en Medellín son las motos las mayores contaminantes. Cartagena, por su parte, tiene baja contaminación gracias al uso de gas natural vehicular y a la bondad de los vientos.

Barranquilla no tiene estudios sobre impacto ambiental de Transmetro

Foto: Colprensa/archivo

Barranquilla no cuenta con estudios que permitan identificar el impacto ambiental por el combustible que utilizan los buses de Transmetro.

Según informó la coordinadora de la Red de Monitoreo del Aire de la autoridad ambiental, Margarita Castillo, el combustible del sistema masivo es Diésel Euro 4, que resulta menos contaminante que el utilizado en otras ciudades del país.

“Es favorable teniendo en cuenta que maneja menores concentraciones de partículas que puede estar entre los 0.025 a diferencia del Euro2 que está en 0.01”, dijo al bióloga Castillo.

Según Ismael Schenider, químico industrial e investigador ambiental de la Universidad de la Costa y miembro del laboratorio de calidad de aire de la Institución, el Euro4 resulta mejor combustible frente al Euro2 que se tiene en algunos buses del Transmilenio, en Bogotá.

“En el Euro2 no hay un control para las emisiones de gases del combustible, en cambio para el Euro4 sí hay control, son diferencias de tecnología, y básicamente el Euro4 garantiza menores emisiones de contaminantes”, dijo.

Según información entregada por Metrocaribe, operador de 121 buses de Transmetro, al utilizar combustible Euro4, significa que un vehículo diésel que cuente con esta norma de emisión, tiene incorporado un filtro para el control de emisiones de partículas y gases contaminantes, que las reduce en más de un 90%, lo que se hace referencia como tecnología limpia.

Altos niveles de contaminación por exceso de vehículos en Pereira

Foto: Colprensa/archivo

La crítica situación de movilidad en Pereira por la cantidad de vehículos que a diario circulan por las calles de la ciudad también se está generando una crisis en la calidad del aire que respiran los ciudadanos. Un informe suministrado por la red Pereira Cómo Vamos señala que en menos de 10 años, el parque automotor de la capital de Risaralda, incrementó un 80%, pues en el 2008, circulaban algo más de 90 mil vehículos y actualmente ruedan cerca de 140 mil.

Esta alerta que fue emitida hace unos meses, indicó que respirar en Pereira equivale a fumarse un cigarrillo al día, por lo que organizaciones sociales, líderes cívicos y ciudadanía en general, ha solicitado a las autoridades realizar una revisión minuciosa de esta problemática y tomar acciones urgentes para evitar llegar a niveles de contaminación del aire como ha sucedido en Bogotá y Medellín.

Pero sin duda una de los grandes inconvenientes que se tienen en Pereira en materia de contaminación del aire, está relacionado con el servicio de transporte público y los famosos buses chimenea que a diario se ven circular por la ciudad y donde es evidente la cantidad de esmog que emanan.

Pese a que se han realizado cerca de 800 revisiones tecnicomecánicas para frenar estos vehículos, los pereiranos siguen denunciando a través de videos y fotografías en redes sociales la constante contaminación del aire que genera el transporte público.

Por eso, desde el Área Metropolitana Centro Occidente se realizará un trabajo de control con la Corporación Autónoma Regional de Risaralda (Carder) a los 'buses chimenea', por lo que en los próximos días habrá operativos en el centro de la ciudad y zonas como la ciudadela Cuba y el Parque Industrial para hacer un seguimiento a las denuncias de la comunidad.

Además, los pereiranos denuncian que no solo los buses ordinarios generan contaminación, también los articulados del Sistema de Transporte masivo Megabús, pues gran parte de su flota al menos 20 articulados llevan más de 7 años en servicio diario y aunque periódicamente se realizan las revisiones tecnicomecánicas, hay muchos que sueltan smog en cada estación cuando retoman su marcha. Por lo que hacen un llamado a la entidad para que se tomen medidas urgentes y se eviten hechos como los que se presenta en Bogotá con el Transmilenio.

El sistema de transporte masivo de Cali contamina en límites permitidos

Foto: Colprensa/archivo

Es el registro de las autoridades ambientales, que han comprobado que en los lugares de mayor congestión en Cali se presentan los mayores problemas con las partículas inferiores 2.5 partes por millón, que son las más agresivas con la salud.

Esto ocurre en tres sitios específicos, las estaciones Universidades, que es en donde se presenta la mayor medición, en especial en horas pico, mañana y tarde noche, debido a que el cruce de la carrera 100 con calle 13, es uno de mayor congestión en la capital del Valle. En el lugar hay una estación del Mio.

También en la estación Compartir, en la comuna 21 del oriente de Cali y en la Base Aérea--Acuaparque de la caña-- puntos en donde los estudios del Dagma, la autoridad ambiental reportan que se presentan los mayores picos.

Todos por debate del nivel máximo permitido en la normatividad del ministerio de salud, explicó la directora del Dagma, Claudia Buitrago.

Cali tiene nueve estaciones de monitoreo de la calidad de su aire y en ella se comprueba que no hay situaciones que generen emergencia ambiental.

Los vehículos del MIO, 690, entre articulados, padrones y alimentadores prestan servicio en 102 rutas repartidas en toda la ciudad, con troncales sobre la Avenida Tercera Norte, la carrera primera, carrera quince, calle quinta y troncal de Aguablanca, hacia el oriente de la capital del Valle. Moviliza en promedio 480.000 pasajeros.

En la flota de buses articulados y padrones, todos con una antigüedad de diez años, no se han registrado mediciones, ni denuncias sobre altos niveles de contaminación.

Los articulados y padrones tienen servicio de aire acondicionado, sobre sus fallas hay intermitentes quejas de los usuarios del sistema de transporte masivo. Los 690 vehículos con los que opera el MIO tienen motores diésel de tecnología euro, dos, tres y cuatro.

Aunque la flota completa del MIO estaba compuesta por 881 vehículos repartidos en 190 artìculados,505 padrones y 186 complementarios.

El MIO tendrá una flota adicional que estará compuesta por 26 vehículos eléctricos que se incorporarán al cerrar el segundo trimestre del año. En el tercer trimestre ingresarán al servicio 21 a gas natural comprimido.

Transporte convencional, el más contaminante en Bucaramanga

Foto: Colprensa/archivo

Un reciente estudio sobre calidad del aire en el área metropolitana de Bucaramanga revela un deterioro evidente desde octubre de 2018. Sin embargo, las mediciones efectuadas por la autoridad ambiental de esta capital no revelan que haya un impacto significativo en la polución generada por los buses del sistema masivo de transportes, Metrolínea.

Guillermo Cardozo, subdirector del Área Metropolitana de Bucaramanga, informó que los mayores agentes contaminantes son los camiones, las volquetas y las motocicletas. De hecho, se anunciaron controles sobre vehículos que operan con diésel.

Los factores de contaminación en los buses del sistema Metrolínea ocurren por otras causas como fallas en el sistema de frenos y en el turbo lo que origina emisiones de humo, en ocasiones en recorridos que deben suspenderse.

A octubre del año pasado, el Cuerpo de Bomberos de Floridablanca había atendido 29 emergencias de este tipo.

Los vehículos del sistema masivo de transportes de Bucaramanga operan con biodiesel, un combustible más limpio producido por Ecopetrol que cumple con el requisito de 50 partes por millón, para cumplir con una norma llamada Euro 4 informó Fredy Cubides, gerente de Metrocinco Plus. “Nuestros buses contaminan menos que una moto”, aseguró.

Las motos, las que más contaminan en Medellín

Foto: Colprensa/archivo

Las motocicletas que circulan por la región metropolitana del Valle de Aburrá generan más emisiones contaminaste que el total de los vehículos particulares y de transporte público.

Según el inventario de emisiones que fue elaborado con la UPB en 2016 (Que se renueva cada dos años) en el Valle de Aburrá hay matriculadas 732.128 motocicletas. De estas, 641.356 son 4 Tiempos y 19.765 de 2 Tiempos; en cambio circulan 4.850 buses.

-Qué impacto tienen sobre la contaminación general de su ciudad.

Los mayores problemas de la contaminación, están relacionados con el impacto sobre la salud de humanos y animales, pero también se observan en las restricciones en la movilidad para numerosos vehículos –carros particulares y motocicletas de 2 y 4 tiempos, volquetas y camiones de carga-, lo cual ha sido criticado por los usuarios y por los gremios transportadores.

A estas restricciones se suma las dificultades que genera el servicio de transporte público integrado, que tiene su eficiencia en las jornadas y horarios habituales pero no así en los días de Alerta ambiental toda vez que se incrementa sensiblemente la demanda de pasajeros en el Metro, el sistema Metroplús y los cables aéreos. Esto causa congestiones y problemas para los ciudadanos que deben llegar a tiempo a sus destinos académicos o laborales.-

-Qué impacto sobre la salud de la comunidad (en humanos y en animales)

Los grandes determinadores de la contaminación son los buses que andan con diésel catalogado como cancerígeno.

Que no desestimen ni ignoren las recomendaciones de las autoridades ambientales porque el asunto es delicado, es la sugerencia que hace el médico neumólogo y profesor en la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia, William Parra, a propósito del estado de Alerta por mala calidad de aire en el Área Metropolitana del valle de Aburrá.

De acuerdo con el experto, son los síntomas tan ‘normales’, como gripa o irritación en los ojos, lo que hace más complejo que las personas acaten las medidas de cuidado que se tomar mientras se mantiene el estado de alerta.

Inclusive, añadió que será solo en unos años cuando las personas desarrollen enfermedades por la contaminación de hoy en día, tales como problemas cardiovasculares en los adultos y asma severa en los niños.

“Todos debemos colaborar porque la contaminación es el asesino invisible, nos lo tenemos que tomar en serio, como el asesino invisible que es, invisible porque nadie se sienten afectado, porque la contaminación tiene una fase aguda, molestias respiratorias, pero las consecuencias más graves son a largo plazo, con problemas cardiovasculares, cerebro vasculares, en los niños se desarrollan cuadros de asma, enfermedades respiratorias”, explicó el doctor Parra, profesor universitario.

Aclaró, sin embargo, que por este tiempo, el cambio de temporada seca a lluvias, los virus predominan y hacen más severo el impacto negativo sobre los ciudadanos.

“Por la época de lluvias se disparan los problemas respiratorios, los virus y los cambios de temperatura pero la contaminación contribuye a que los cuadros sean más severos”, dijo el médico Parra.

Pero, también criticó y consideró poco eficientes las medidas adoptadas por las autoridades ambientales para evitar o prevenir o contrarrestar mayores perjuicios en las personas.

“Llama la atención que los carros particulares solo aportan el 5% en esa contaminación y resulta que persiguen vehículos particulares cuando los grandes determinadores de la contaminación son los buses que andan con diésel catalogado como cancerígeno y los buses funcionan con diésel, y las fuentes fijas y allá es donde debe dirigirse la atención”, consideró el doctor William Parra.

También criticó que no se haya suspendido el servicio en las ciclorrutas porque los peatones son los que están expuestos a esto contaminantes.

“En estado de alerta no debe haber ciclorrutas porque quienes andan a pie están más expuestas, tienen el doble de posibilidad de recoger el material contaminado”, concluyó el profesor Parra.

-Qué impacto específicamente sobre los usuarios.

Los usuarios de los servicios de transporte se quejan de las restricciones en la movilidad para carros particulares y motocicletas de 2 y 4 tiempos, volquetas y camiones de carga.

El servicio de transporte público integrado tiene eficiencia en las jornadas y horarios habituales pero se complica en los días de Alerta ambiental toda vez que se incrementa sensiblemente la demanda de pasajeros en el Metro, el sistema Metroplús y los cables aéreos.

Esto causa congestiones en las distintas estaciones del Metro y el Metroplús, escasean los taxis, y se agotan las bicicletas en el servicio de bicicletas pública EnCicla.

Todo ello ha sido criticado por los usuarios y por los gremios transportadores, especialmente los de carga.

Los vientos, claves de baja contaminación en Cartagena

Foto: Caracol Radio

Los vehículos de Transcaribe no utilizan Diesel, lo que reduce considerablemente la producción de partículas dañinas con el medio ambiente

Contrario a las otras ciudades, Cartagena por su ubicación geográfica y cercanía al mar, es menos propensa a tener altos índices de contaminación.

En la capital de Bolívar los vientos alisios que por estos días tienen en alerta al Centro de Estudios Oceanográficos e Hidrográficos de la Armada Nacional, registrando velocidades entre 46 y 55 kilómetros, son un factor determinante para dispersar las partículas que afectan la atmósfera.

Hoy el parque automotor de Transcaribe es de 284 vehículos entre articulados, padrones y busetones, que circulan con tecnología Euro VI a gas, y causan menos afectación a la capa de ozono. La baja anual que se genera por la disminución del parque automotor y del uso del gas natural como combustible, es de 1.998.309 galones, equivalentes de Diésel. Por ejemplo, un articulado a gas (combustible limpio) produce el 63% menos de emisiones de CO2 que un automotor del transporte público colectivo tipo bus.

Según las mediciones del Establecimiento Público Ambiental (EPA), que cuenta con un Sistema de Vigilancia de Calidad del Aire categoría 3, la zona industrial de Mamonal donde se ubican grandes empresas del sector petroquímico plástico, es el área de la ciudad donde mayor contaminación del aire se produce; partículas como PM 10, PM 2.5 y ozono troposférico, son las detectadas tras los estudios. Sin embargo, los niveles del sector empresarial que la Resolución 2254 de 2017 del Ministerio de Medio Ambiente califica como altos, no se registran en Cartagena.

Cargando