Dónde está la bolita
DÓNDE ESTÁ LA BOLITA

Concierto de pasiones

Las acciones para poner fin al poder de Maduro se han convertido en bandera del presidente y su partido, y en trinchera para Petro.

Carlos Obregon /

El fallido intento de ingresar camiones con alimentos y drogas a Venezuela desde Colombia y la violenta respuesta de Nicolás Maduro, apoyado por los militares, ha vuelto a encender las pasiones entre la izquierda y la derecha en Colombia.

Tres frases ilustran el ambiente enrarecido que se vive en el país por cuenta de una situación crítica como la que vive en Venezuela y que impacta a Colombia no solo por la crisis de los migrantes sino también en lo político:

Maduro y Petro son lo mismo y hay que sacarlos a plomo”, dijo a las afueras de la Cancilllería Andrés Felipe Rojas, una de las víctima de los atropellos del chavismo, el día de la reunión del Grupo de Lima. Además es director del Partido Nacionalista Colombiano.

“La próxima vez que Duque quiera pasar camiones en la frontera no se apoye en sus amigos políticos jefes de las bandas de contrabandistas de gasolina y droga, le terminan quemando los camiones”, dijo el opositor Gustavo Petro en un trino el domingo, un días después del concierto.

“La izquierda venezolana, apoyada por la izquierda colombiana, somete a los peores oprobios a su pueblo”, trinó el senador José Obdulio el día “D” en la frontera. Luego dijo “Ex presidente Maduro (socio político de @petrogustavo) ordenó quemar ayuda humanitaria”.

La primera frase raya en el Código Penal y refleja el fanatismo de unos pocos que van a las manifestaciones a invocar la violencia; las otras son más el desenfreno de un acalorado trino acusador.

Así, el concierto del viernes y la jornada de movilización de ayudas a través de la frontera, con el apoyo del gobierno colombiano, reeditan el debate del plebiscito por la paz del 2016 cuando la expresión castro –chavismo produjo miedo, y fue usada por los adversarios de Petro en la campaña presidencial para desgastarlo.

Maduro y el fin de su poder no solo es la bandera del gobierno Duque, lo cual le ha servido para mejorar en las encuestas, sino también de su partido que, en cabeza de sus congresistas, se movilizó a la frontera para apoyar a la oposición venezolana. Eso explicaría, en buena medida, los duros ataques de Petro y sus aliados, y la falta de protagonismo de la izquierda moderada y del centro en los eventos y pronunciamientos de las últimas semanas.

Que la oposición confronte al gobierno y a sus aliados por temas de política exterior como el manejo de la crisis de Venezuela hace parte del juego democrático. Eso es lo que se ve todos los días entre demócratas y Trump por el muro de la frontera con México. Sin embargo, lo que no parece ser de buen recibo en la opinión es que se use la crisis humanitaria que padecen millones de venezolanos para encender pasiones y buscar réditos políticos de lado y lado.

Al oído del canciller: ¿Para cuándo la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores? 

Cargando