Tres zoológicos europeos donan rinocerontes a Ruanda para salvar la especie

Según los más recientes datos, esta subespecie del rinoceronte se encuentra fuera de cautiverio en Kenia (casi 600 ejemplares) y en Tanzania (80).

El rinoceronte es un mamífero en peligro crítico de extinción. /

Tres zoológicos europeos han decidido donar a un parque nacional de Ruanda, cinco rinocerontes negros del Este para tratar de salvar en ese país africano una subespecie acosada por la caza furtiva, informó el Safari Park Dvur Kralove, en la República Checa.

Tres de los cinco animales provienen del recinto zoológico checo, otro del Ree Park Safari, en Dinamarca, y el quinto del Flamingo Land, en el Reino Unido.

Antes de ser enviados a Ruanda en mayo de 2019, los rinocerontes serán reunidos en las próximas semana en el parque Dvur Kralove, donde vivirán juntos durante varios meses.

Hace medio siglo se podía encontrar estos animales en varios países africanos, como Etiopía, Somalia, Tanzania y Kenia, pero desde entonces su población ha caído un 90 % y hoy quedan solo "unos 800 en total", explicó a Efe Jan Stejskal, del Safari Park checo.

Este parque y sus socios daneses y británicos forman parte de la llamada "Asociación Europea de Zoos y Acuarios" (EAZA, en sus siglas en inglés), cuya actividades han permitidos la reproducción de esta subespecie en cautividad.

Eso hace ahora posible que sean devueltos cinco ejemplares a su hábitat natural en Ruanda, donde en 2007 se habían extinguido explicó Stejskal.

Según los más recientes datos, esta subespecie del rinoceronte se encuentra fuera de cautiverio sobre todo en Kenia (casi 600 ejemplares) y en Tanzania (80).

En el programa de reproducción de EAZA había al comienzo de este año un total 94 rinocerontes negros de dos cuernos repartidos en 22 zoológicos.

El parque nacional de Akagera (Ruanda), que recibirá los cinco animales, se extiende al este del pequeño país africano sobre una superficie de unos 1.120 kilómetros cuadrados.

Allí podrían vivir hasta 150 rinocerontes  negros del este, explicó Stejskal.

En las sabanas de Akagera había en los años 1970 unos 50 animales de esta subespecie, y por la caza furtiva se extinguieron en 2007, aunque desde entonces se han implantado medidas de seguridad que hacen el parque apto para reintroducir los rinocerontes.

Las autoridades de Ruanda trajeron el año pasado 18 ejemplares, que viven ahora en la zona sur del parque, y con los cinco que llegarán de Europa en 2019 los expertos esperan que la población de estos animales se pueda recuperar.

Cargando