Novartis rechaza que el Gobierno baje el precio de medicamento contra el cáncer

Asegura que el valor de Glivec está por debajo de la metodología de los precios vigentes.

La multinacional suiza Novartis rechazó la decisión del ministerio de Salud de declarar de interés público y bajar en un 44% el precio de su medicamento Glivec, cuyo principio activo el Imatinib es utilizado en pacientes con cáncer.

“Esta medida es injustificada y establece un precedente nocivo que perjudica la innovación y puede tener consecuencias negativas para los pacientes de Colombia”, señaló el laboratorio en un comunicado.

Para la compañía es injustificado que el gobierno ordene que el valor del miligramo del Imatinib pase de $368 pesos a $206 “ya que el precio de Glivec® actualmente está por debajo de los límites establecidos por la metodología de precios vigente”.

Sostiene Novartis que el Glivec® está incluido en el Plan Obligatorio de Salud y que las versiones genéricas no infractoras de Imatinib están actualmente disponibles en el mercado y son usadas por pacientes con cáncer.

“Con esta decisión el gobierno colombiano está socavando el valor de la patente de Glivec, al establecer su precio al nivel más bajo de los genéricos observados en el mercado de referencia internacional”.

Insiste el laboratorio que “la decisión equivocada de usar como referencia el precio de los productos genéricos para establecer el de las medicinas protegidas por patentes, amenaza el sistema de innovación en América Latina y afecta negativamente a los pacientes de la región”.

En noviembre de 2014 la Fundación Ifarma, el Centro de Información de Medicamentos de la Universidad Nacional y Misión Salud le pidieron al ministerio de Salud que declarara de interés general el acceso al imatinib, por considerar que el laboratorio Novartis lo comercializaba bajo el nombre del Glivec a valores muy por encima de la competencia.

Para Germán Holguín, director de Misión Salud, aunque el anuncio en la reducción del precio del Glivec constituye una buena noticia parque casi reduce a la mitad el valor de los tratamientos para pacientes con cáncer, que ronda los $44 millones anuales, el nuevo valor está muy lejos del ideal, que podría haber sido de $68 si se hubiera declarado la licencia obligatoria y el Gobierno hubiera ido más allá de la fijación del interés público sobre este medicamento.

Durante el proceso que tomó cerca de dos años el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, recibió presiones económicas y políticas dentro y fuera del país para que no se cotara el precio del imatinib.

Cargando