Dos leones rescatados de Perú murieron en Sudáfrica

Dos de los 33 leones que fueron rescatados de Perú y Colombia durante el pasado mes de abril y que residían en el santuario Emoya Big Cat en Sudáfrica, fallecieron a causa de una toxina.

El santuario de Emoya y la organización Animal Defenders International, ADI, (entidad que realizó el traslado) explicaron a través de una publicación en Facebook que dos leonas “fueron abatidas por una toxina” el pasado viernes 3 de junio.

Cuatro leones: Rapunzel, Kala y Coco de Perú, y Junior, de Bucaramanga, fueron víctimas de la toxina de botulismo, que aunque es de origen natural y tiene maneras de tratarse, acabó con la vida de las dos primeras.

“Nuestro equipo veterinario trabajó contra el reloj, con Junior y Coco, quienes respondieron bien al tratamiento, pero trágicamente Kala y Rapunzel no”, señala la información.

Al parecer, razones genéticas o una mala alimentación habrían complicado la recuperación de las leonas fallecidas.

Las leonas integraban el grupo que llegó al santuario como parte de la operación que buscaba rescatar a animales usados en circos. El lugar cuenta con 5 mil hectáreas que han servido para su adaptación y recuperación.

Cargando