Macaulay Culkin: su vida después de ‘Mi pobre angelito’

El actor de 35 años se considera una persona retirada y pasa el tiempo pintando, escribiendo y "haciendo lo que sea"

El actor Macaulay Culkin, que dio el salto a la fama mundial cuando tenía 10 años gracias a la película 'Mi pobre angelito', se considera a sí mismo "jubilado" a pesar de que solo tiene 35 años. Exceptuando alguna que otra aparición televisiva en alguna serie o su trabajo como actor en la última película de su amigo Adam Green, 'Adam Green's Aladdin' (2016), Culkin se pasa los días pintando, escribiendo o "haciendo lo que sea".

"Soy un hombre de treinta y pico años que está prácticamente jubilado. Voy, más o menos, a donde me lleva el viento", cuenta la exestrella juvenil al New York Magazine.

A pesar de los 25 años que han pasado del estreno de la película que lo catapultó a la fama, nadie se olvida de Macaulay Culkin, y la gente sigue reconociéndolo por la calle "constantemente". En Estados Unidos y otros países. De hecho Culkin divide su tiempo entre Nueva York y París, a donde se fue pensando que nadie lo reconocería.

"Me di cuenta de que no, que me reconocían”, cuenta el actor. De hecho, fue en un café de la capital francesa donde quedó sorprendido al comprobar que la clave del wifi era su nombre.

"La mesera me lo dio y se marchó. La clave del wifi era 'Macaulay Culkin'. Cuando volvió le dije: 'Me gusta su clave del wifi'. Ella me contestó: 'Gracias' y yo le dije: 'C'est moi (soy yo)'. Ella se dio la vuelta completamente pálida y me trajo al dueño del café, que me dijo: 'Sabía que algún día vendrías", relata Culkin.

Cuando vuelve a Nueva York, el actor sigue viviendo en el apartamento que compró en el barrio Soho cuando tenía 19 años y le gusta pasear a altas horas de la noche para no ser reconocido.

"Doy paseos entre las dos y las cuatro de la mañana porque no hay nadie en la calle y es más fácil pasar desapercibido", admite Culkin.

Cargando