rolling_stones

The Rolling Stones y una clase de vitalidad en Bogotá

18 canciones, Juanes como invitado en tarima, músicos increíbles y un frontman que baila y divierte en español en esta mirada al concierto de los Stones en Colombia.

No era un concierto cualquiera. Por primera vez, Colombia recibía la visita de una de las bandas más importantes de la historia del rock. Después de lidiar con la compra de la boleta, que algunos tuvieran que aceptar que se agotaran las entradas o que luego para conseguir una habría que desembolsillar hasta el doble del precio oficial, el público y el escenario esperaban ansiosos el show de The Rolling Stones en Bogotá.

Por poco y una oblea termina desviando el centro del atención. Pero los gomosos de la música y los fans querían ver a Mick Jagger y sus secuaces en lo que les gusta: tocando las canciones que han escuchado desde 1962.

[En fotos] Así fue el show de Los Rolling Stones en Bogotá

Los que llegaron temprano tuvieron que cubrirse con impermeables y sostener sombrillas pero iba a ser solo uno más de los aguantes previos. Las filas transcurrieron en orden y poco a poco el Estadio El Campín fue ocupando los más de 45 mil lugares habilitados para el evento.

Tal y como se había anunciado, a las 7:15 de la noche apareció el acto de apertura en el escenario. Diamante Eléctrico abrió su presentación de 30 minutos con ‘Kamikaze’ de su más reciente disco ‘B’. Sobrellevando los problemas de sonido Juan Galeano, Daniel Álvarez y Andee Zeta recibieron aplausos de los asistentes y se animaron a gritar ‘Qué viva Bogotá’.

La lengua icónica de los Stones se proyectaba en las pantallas de la tarima para luego dar paso a un video que mostraba a los cuatro integrantes por varias locaciones. A las 8:30 p.m. el piso del Campín se comenzó a mover al ritmo de ‘Jumpin' Jack Flash’, la primera de 18 canciones que la banda interpretó en la capital.

Lo que seguiría después sería un recorrido por algunas de las canciones que la banda presentó en los setlists de sus demás fechas por Suramérica. Luego de ‘It's Only Rock 'n' Roll (But I Like It)’ y ‘Tumbling Dice’ llegó la elegida por el público a través de sus votaciones en redes sociales y la página del evento: ‘Dead Flowers’.

En un español que combinó con frases muy colombianas, Mick Jagger introdujo a un “parcero” en su bienvenida a Juanes en tarima, lo que se convirtió en uno de los momentos inesperados de la noche. Con guitarra en mano, el paisa hizo la segunda voz en ‘Beast of Burden’ trayendo de vuelta su lado más roquero. (Vea las fotos de este momento)

Con ‘Wild Horses’ y ‘Paint It Black’ el suelo del estadio se volvió a mover. Luego habría tiempo para Keith Richards solitario en el micrófono y luego vendrían los temas ‘Midnight Rambler’, ‘Miss You’, ‘Gimme Shelter’, ‘Sympathy for the Devil’ y ‘Brown Sugar’.

Luego del descanso o encore, las voces líricas del coro de la Universidad Javeriana hicieron un intro de ‘You Can't Always Get What You Want’ que iba dando la sensación de que el show llegaba a su fin. La gran despedida, como fue usual en sus fechas por el continente, llegó de la mano de ‘(I Can't Get No) Satisfaction’ como cierre a un encuentro que hoy se saldó.

Los asistentes salieron contagiados de la vitalidad de Mick Jagger en tarima y de la gran calidad interpretativa de Keith Richards, Ronnie Wood y un templado Charlie Watts, además de otros grandes músicos en el bajo, piano, saxofón y coros.

“Esto es brutal”, dijo Jagger durante el concierto. Una frase que responderá a la pregunta de cómo estuvo el show de los Stones en Bogotá.

Cargando