#ParoNacional Por primera vez Transmilenio deja de operar por falta de condiciones de seguridad y de infraestructura
30 años toma palacio de justicia

Son cuatro grandes responsables por la toma del Palacio de Justicia: Comisión de la Verdad

En el documento de 472 páginas se recomienda a los responsables reconocer su culpabilidad por los muertos y desaparecidos.

Durante cuatro años la Comisión de la Verdad hizo una reconstrucción de lo que sucedió durante el 6 y 7 de noviembre de 1985 cuando el M-19 se tomó las instalaciones del Palacio de Justicia y el Ejército las retomó. Concluyó que los grandes responsables fueron el M-19, el Gobierno, las Fuerzas Militares y la propia sociedad.

Una de las principales conclusiones de la Comisión fue que la toma la conocían el Gobierno, el Ejército y la opinión pública pero ninguno hizo nada para evitarla. Dice que El día de la toma, los militares solo se acercaron al presidente Belisario Betancur casi cinco horas después cuando las tanquetas ya estaban dentro del Palacio.

“Las relaciones entre el presidente Betancur y las Fuerzas Militares distaban de ser fluidas, existía mutua desconfianza, generada por el cambio de orientación en el manejo del orden público en el país”, dice uno de los apartes del documento que además señala que el propio Betancur reconoció esas distancias.

Nilson Pinilla, uno de los magistrados que hizo parte del escrito dijo que en síntesis se concluyó que si hubo personas que salieron vivas del palacio acompañados de miembros de la fuerza pública y desaparecieron, “uno de ellos es el magistrado auxiliar del Consejo de Estado Horacio Uran, sale vivo lesionado apoyado en el hombro de un soldado y luego su cadáver es hallado sin vida dentro del Palacio con un disparo en la cabeza, evidentemente fue asesinado afuera y su cadáver fue introducido en el Palacio”.

Por su parte el abogado Rafael Barrios, defensor de las víctimas señaló que la toma era anunciada y dejaron sin protección a los magistrados y trabajadores del Palacio, “la sociedad colombiana y la forma en que deliberadamente dejaron solos a las victimas este caso quedó en un profundo pacto de silencio, nadie daba cuenta de qué había pasado”.

La Comisión de la Verdad concluye que los responsables deben ofrecer perdón a los familiares de los desaparecidos como un acto de reparación para garantizar la no repetición.

Cargando