Expertos ratifican la disminución de los recolectores de café en Colombia

Analistas de universidades consideran que los jornaleros son desconocidos en el Paisaje Cultura Cafetero.

Expertos de las universidades Nacional de Colombia, Sede Manizales, y de Caldas consideraron que las nuevas dinámicas de la caficultura desconocen el aporte cultura de los recolectores de café y ratificaron que cada día es menor el número de jornaleros dedicados a la recolección del grano

Un estudio de la experta y docente de la Universidad de Caldas Gloria Elsa Castaño, apoyado por investigadores de la Nacional, evidencia además que los recolectores de café, quienes ejercen su labor en condiciones de migración y desplazamiento, han sido invisibilizados

Indica que después de ser declarada la zona cafetera Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco, el reconocimiento ha demostrado ser un conjunto de dinámicas ambientales, sociales, económicas y culturales de carácter fundamental para el país, que sin duda desconoce a esos jornaleros como parte de ese patrimonio. Plantea la importante radiografía luego de convivir por siete años con ellos, conociendo sus rutinas, formas de trabajo y vidas, y argumenta no encontrar correspondencia que los reconozca como un factor real dentro del patrimonio cultural cafetero, y menos aún que la declaratoria contribuya de alguna manera con su mejoramiento y bienestar social y económico. La antropóloga advierte que hoy se presenta una escasez de recolectores que afecta considerablemente a los dueños de las fincas, lo cual obedece entre otros factores, al despojo simbólico de sus conocimientos tradicionales. Explico que por los nuevos lineamientos de producción del grano y las exigencias del consumidor internacional, se inauguraron nuevos conocimientos que los lleva incluso a comportarse de una manera distinta en los cafetales. El estudio enfatiza en que la Federación Nacional de Cafeteros hace una proyección anual de las floraciones de los cultivos, pero no existe una cifra real y contundente en la que se mencione la cantidad de recolectores de café, también conocidos como chapoleros. Indica la investigación que la población de recolectores migratoria vive situaciones difíciles, teniendo en cuenta sus condiciones laborales esporádicas e informales, así como también la dificultad para agremiarse. Su situación ejemplifica la de todos los trabajadores rurales, por lo que debe existir una legislación que los reconozca. Adicionalmente, es prioritario que la institucionalidad cafetera se ocupe de los recolectores y los haga visibles, sostuvo la antropóloga. Propone la docente el reconocimiento de un elemento arquitectónico como las haciendas, lo que se debe hacer con los recolectores de café ya que sin ellos no hay reproducción del grano, ni existiría el paisaje cultural cafetero

Cargando