Dispareunia masculina: Sexo Doloroso

El malestar que se presenta en hombres antes de una penetración.

La Dispareunia masculina se define como malestar genital o perigenital para el hombre antes de la penetración, durante ella o posterior, en por lo menos la mitad de las relaciones sexuales

 El malestar que se presenta en hombres antes de una penetración es generalmente el resultado de tejidos genitales muy sensibles, lesionados o atrofiados, especialmente las estructuras peneales como los cuerpos cavernosos y el cuerpo esponjoso y la uretra. También son corrientes las molestias genitales -apenas con la excitación- en testículos, epidídimos o vasos deferentes. No son comunes las molestias  de tejidos o estructuras  perigenitales ubicadas en pelvis o abdomen

 Cuando se inicia la excitación y una buena cantidad de sangre invade las estructuras sexuales hinchándolas y sensibilizándolas; obviamente, si hay malformación, infección, laceración o trauma se produce la sensación de dolor, algunas veces incapacitante. En hombres no circuncidados cuyo prepucio no es suficientemente elástico, al aumentar de tamaño el pene durante la erección se presenta un estiramiento doloroso. Algunos penes no disponen de estructuras cavernosas simétricas y, por tanto, su erección es desviada hacia el lado no elástico generando molestias importantes

 Durante la penetración, las molestias masculinas más frecuentes son debidas a la fricción y algunas pocas veces se presenta dolor testicular por los movimientos y golpes contra la pareja. Esas mismas molestias por fricción o golpe se presentan o mantienen posteriores a la penetración. Para algunos hombres, según la posición en la que se esté dando la penetración, la eyaculación puede ser dolorosa, tal vez por cuanto la uretra está colapsada y el semen la distiende violentamente al ser expulsado

 Como reporte muy extraño e inusual, conocemos de una situación en la que el hombre resultaba resentido durante y después de cada relación sexual con su pareja por la fuerza de compresión que ella era capaz de realizar con su músculo pubocoxígeo presionando el pene dentro de su vagina.   Recordemos que la vida sexual debe ser plena, responsable, sana y, especialmente, satisfactoria. Cualquier molestia que impida disfrutarla debe ser consultada para superarla tan pronto como sea posible, especialmente si sabemos que los malestares o dolores son usualmente la manera en que nuestro organismo nos avisa que algo está mal.

Cargando