Más que el conductor y el pastor, el Estado ausente también es responsable

La comunidad denuncia falta de control de las autoridades, ausencia de instituciones del Estado e irresponsabilidad.

La comunidad en Fundación en Magdalena sigue reclamando que se haga justicia en el caso de la tragedia que cobró la vida de 33 niños en Fundación. Consideran que falta control de las autoridades de tránsito, hay ausencia de las instituciones del Estado e irresponsabilidad de los padres, entre otros. En un recorrido por el lugar de los hechos, en diálogo con Caracol Radio habitantes de la comunidad y familiares de los niños, tienen diferentes versiones sobre los hechos, pero todos reclaman justicia. Andrea, comerciante de Fundación afirma que “si se trata de buscar un responsable, son tantos empezando por los encargados de las vías, no le prestan atención a nada en cualquier momento cualquiera se accidenta”. “Desde el día que ocurrió el accidente de los niños se están dando cuenta que hay cantidad de buses que operan sin control, el pueblo se encuentra muy solo, no hay transporte para Aracataca, para Pivijay o para Monterrubio”, afirmó la habitante de este municipio. Ese tema del control sobre el transporte público lo expresan los propios conductores, como Mario quien lleva 30 años manejando un vehículo de este servicio y afirma que las autoridades ejercen un mínimo control. "Los controles son muy pocos, aquí la Policía no controla casi nada, esos carros aquí trabajan a la deriva, lo que ellos quieran. Aquí antes de la tragedia uno manejaba como en la ley del monte, así como uno manejaba los buses allá, en el monte", manifestó este conductor. Sin embargo, hay quienes afirman que si bien las autoridades tenían responsabilidad, también el conductor y el pastor deben responder como lo vienen haciendo ante la justicia. “Una parte es de las autoridades y otra es el chofer y del pastor a cargo de los niños, uno no cumplió con los requisitos para llevarlos y el otro no verificó antes de dejarlos subir a ese bus”, señaló Jesús quien maneja un mototaxi en el municipio. Otros consideran que cada uno de los actores en esta historia le cabe algo de responsabilidad, como Maria, quien trabaja en uno de los hoteles de la zona y considera además que la irresponsabilidad de los padres fue un factor determinante en el desenlace de los hechos. “Para mí la culpa es de todos, de las autoridades, de la Policía, del tránsito, es una irresponsabilidad mandar a niños menores de un año a una iglesia donde van a estar solos, sin vigilancia de un adulto y sin saber en qué condiciones van a estar los niños”, manifestó. Esta es la misma posición que asumen algunas Instituciones, como el Bienestar Familiar, su director regional del Magdalena, Joaquín González Turriago, dijo en Caracol Radio que era un día festivo y en el que los padres debían responder por la seguridad de los menores. “Eso ocurre un domingo donde los niños están bajo la total responsabilidad de los padres, las instituciones es poco lo que pueden hacer un fin de semana, su cuidado y custodia está en manos de ellos. Nosotros desconocíamos que esa jornada formativa de la parte espiritual se venía dando”, precisó. Sin embargo reconoció que existe la ausencia de la Institucionalidad en la región, “creo que el departamento en General está un poco abandonado por la política nacional”. Señaló que otra de las causas puede ser la falta de infraestructura y zonas de distracción para los niños, “tal vez por la falta de sitios de recreación y deporte ellos veían la Iglesia como ese instrumento donde podían pasar un buen rato con una buena merienda, una buena charla, juegos y quizá ello llevó a que ocurriera esto”. En esa falta de la institucionalidad coinciden varios de los pobladores de Fundación, como Andrea, quien señala que están pagando por la tragedia quienes solo tienen una parte de la responsabilidad. “Lo que más tristeza da es que estén culpando a un pastor que además de tener su niña muerta y su esposa grave, ese señor no vaya a poder venir a darle sepultura a esa niña”, manifestó. Agregó que “si van a buscar culpables tenemos que empezar desde la misma Capital, la Ministra de Transporte, la Secretaria de Transporte, Transito, la Policía, son varios los culpables”. Lamenta que toda la responsabilidad este cayendo sobre el pastor Manuel Salvador Ibarra y el conductor del vehículo, Jaime Gutiérrez, quien para ella, “son los más ‘marranitos’, los más ‘bobos’ y los que van a pagar por algo de lo que no es totalmente su culpa”. Afirma que los niños iban a la iglesia todos los domingos “porque les facilitaban esa merienda, porque ellos con eso saciaban esa fatiga en ese día que ellos no tenían nada que desayunar”. El director de la regional del Bienestar Familiar asegura que la mayoría, alrededor de 10.000 niños de Fundación están vinculados a los programas de alimentos y de protección, sin embargo, reconoció que la población infantil en el municipio es de las más vulnerable, teniendo en cuenta las condiciones de pobreza que vive la región.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir