Adopción gay

Bajo este título, pretendemos cobijar las variantes de adopción u otros mecanismos para tener hijos por parte de parejas homosexuales.

Nos referimos específicamente a 1) la adopción legal o ilegal; 2) el embarazo de una de las mujeres de una pareja homosexual, ya sea por fecundación natural, por inseminación artificial o por fertilización e implante embrionario y 3) por fecundación natural, inseminación artificial o fertilización e implante embrionario en un vientre alquilado

Es un hecho que aunque la adopción es un mecanismo más o menos controlado en todo el mundo, se realizan a diario adopciones clandestinas producto del comercio de bebes no deseados por sus madres naturales; adopciones sobre las que, evidentemente, no hay estudios de conveniencia o de cumplimiento de requisitos básicos, sin importar cuáles fueran ellos, ya que es suficiente contar con el dinero del negocio

En casi todos los países del mundo no se permite la adopción por parte de parejas homosexuales esgrimiendo argumentos que van desde lo inapropiado del modelo de “dos padres” o “dos madres” en la familia que pudiera llevar a los hijos a inclinarse por una vida homosexual; pasando por la supuesta protección de esos hijos por la muy probable discriminación social por no pertenecer a una familia convencional de padre y madre y llegando al extremo de la argumentación moral basada en las creencias religiosas de una u otra cultura, que usualmente desprecian y castigan al homosexual

Más controversia y dificultades ha generado la opción del vientre alquilado; pero es tan fácil negociar la legalidad del hijo; que se ha convertido en un mecanismo clandestino pero efectivo para que las parejas homosexuales, especialmente de hombres, puedan acceder a tener y criar hijos. Una vez que en ese vientre alquilado hay un bebé en formación (no interesa si fue naturalmente concebido, inseminado o fecundado in vitro; ni siquiera si fue con esperma del adoptante) solo hace falta que, al nacer, el adoptante lo declare como suyo en el registro civil y luego acuerden que, separados padre y madre, va a vivir con él

¿Cómo cuestionar legalmente (¿se podría moralmente?) a una mujer, miembro de una pareja homosexual, que se embarace con cualquier mecanismo y tenga a su hijo dentro del hogar homosexual?Como se puede observar, la probabilidad de que una pareja homosexual pueda tener y criar hijos es muy alta sin necesidad de realizar papeleos legales; pues casi siempre depende más de su decisión y de la liquidez económica

El comportamiento homosexual o la identidad sexual homosexual parecen estar relacionados con al menos uno de tres orígenes: 1)el denominado gen homosexual, él o ella nacen con la predisposición a la homosexualidad y la irán descubriendo y aceptando paulatinamente, en contra de la crianza convencional de género que sus padres le dieran; 2)por abuso sexual infantil que desvió la identidad sexual original o, como lo hemos visto en unos pocos casos, 3)porque la vida no le dio opción de expresar su heterosexualidad, y sus necesidades sexuales y sentimentales le llevaron a satisfacerse homosexualmente

Como es claro que quienes restringen la adopción gay son personas heterosexuales que temen por el futuro del adoptado, cabe preguntarse ¿a una pareja homosexual no le importaría que su hijo adoptado fuese también homosexual?, o bien ¿a una pareja gay no le preocupa la supuesta inestabilidad emocional y social de su hijo adoptado por no haberse criado en un hogar convencional? y, por último, ¿hacen algo para controlar el impacto, cualquiera que sea, en su hijo adoptado?La homosexualidad no se va a acabar, como tampoco el deseo de ellos por tener y criar hijos; por tanto debemos identificar y describir las consecuencias de una adopción gay para esos hijos y las estrategias para atenuarlas o eliminarlas.

Cargando