Oktoberfest, el festival para los amantes de la cerveza

Es el evento alemán más popular, y uno de los más importantes a nivel mundial. Tiene una duración de 16 a 18 días.

Cada año, desde 1810,  millones de personas se dan cita en Munich, Alemania, para asistir al magno evento. Una aventura llena de cerveza de la mejor calidad, fría, espumosa y artesanal, elaborada especialmente para satisfacer las gargantas de los exigentes consumidores.

El primer sábado después del 15 de septiembre, por tradición, los nacionales y extranjeros se reúnen en el campo conocido como Theresienwiese (Prado de Teresa) para dar inicio al festival. Esperan con ansias la llegada de los propietarios de las tiendas, llamados Wirte, con la que oficialmente se da apertura al evento.

Junto con ellos, aparecen encabezando un monumental desfile el alcalde de Múnich y un personaje que representa al Münchner Kindl, figura que aparece en el escudo oficial de la ciudad, seguidos por ostentosas carrosas cargadas con barriles de cerveza.

Tras el recorrido, el alcalde, a las 12:00 p.m., abre el primera barril de cerveza y se escucha el multitudinario grito “O 'zapft is!”, que significa “Ya está abierto”, seguido de doce disparos de salva de cañón. Esta señal, la última y anhelada por los consumidores, significa que pueden empezar a probar cuanta bebida quieran.

En este punto de la celebración, con música y trajes exóticos, los bebedores empiezan a degustar la cerveza creada especialmente para la ocasión. No cualquiera puede ser servida, solo aquella que cumple con ciertas características como el volumen de alcohol (mínimo 6%) o que haya sido fabricada dentro de los límites de la ciudad de Munich.

Sin embargo, la fiesta no se vive únicamente en Alemania. Alrededor del mundo, incluso en América Latina, durante más de una semana los consumidores conmemoran el festival, fomentando la dinámica del consumo de cerveza.

En este año, 2013, el evento se programó para dar inicio desde el 21 de septiembre y culminará el 6 de octubre. Se esperan aproximadamente seis millones de asistentes locos por la cerveza, los pretzels y las salchichas.

Cargando