Por no evitar la masacre del Chengue, en firme destitución del contralmirante Rodrigo Quiñones

El Alto Tribunal lo encontró culpable de no dar órdenes al comando, como era de esperarse, para contrarrestar el accionar del enemigo, a pesar de tener información al respecto.

El Consejo de Estado dejó en firme la destitución e inhabilidad para ejercer cargos públicos por cinco años contra el almirante de la Armada Nacional Rodrigo Quiñones, al encontrarlo responsable de omisión, por no ordenar a sus subalternos atacar a las AUC, cuando perpetraron una masacre el 17 de enero de 2001, en el corregimiento de Chengue, San Onofre, Sucre, donde fueron asesinados 27 pobladores. El Alto Tribunal acogió los argumentos del Ministerio Público, que advirtió que la conducta del contralmirante Quiñones Cárdenas, no tuvo en cuenta el reporta de la Policía, que advirtió que un grupo de integrantes de las Autodefensas se dirigían en tres camiones al sur de San Onofre, por la carretera que conduce hacia Tolú Viejo

Información que habría sido enviada oportunamente al contralmirante Quiñones Cárdenas, quien para la época de los hechos era comandante de la Primera Brigada de Infantería de Marina y no dio órdenes de comando, como era de esperarse, para contrarrestar el accionar del enemigo sino que emitió solo órdenes de alerta

Por estos hechos, la Procuraduría lo sancionó con destitución e inhabilidad para ejercer cargos públicos por cinco años, decisión que el Consejo de Estado dejó en firme. De igual manera, el Consejo de Estado rechazó las pretensiones del alto oficial que solicitaba el pago de $1.620 millones por supuestos daños ocasionados luego de la decisión de la Procuraduría.

Cargando