Ex paramilitares confiesan que cometieron 'falsos positivos' con funcionarios de Fiscalía

Las denuncias conocidas por Caracol Radio fueron hechas por dos ex integrantes de las AUC, entre ellos alias "El Iguano", e involucran a una ex directora de Fiscalías de Cúcuta

Caracol Radio conoció cómo la Fiscalía en Cúcuta planeó “falsos positivos” judiciales que consistían en capturar a jóvenes inocentes para hacerlos pasar como paramilitares y mostrar resultados al Nivel Central de la Fiscalía. Uno de ellos, incluso, fue condenado a 40 años de cárcel. Una de las grabaciones corresponde a una versión libre en la que Jorge Iván Laverde Zapata, alias ‘El Iguano’ y Albeiro Valderrama Machado, alias ‘Piedras Blancas’, revelan que la ex directora de Fiscalías de Cúcuta, Ana María Flórez, en 2002, les pidió buscar a dos jóvenes para hacerlos pasar como paramilitares debido a que el nivel central en Bogotá le estaba exigiendo más resultados contra los grupos de autodefensa a quienes ayudó y filtró información. "Este un 'falso positivo', ellos (los otros paramilitares) lo especificarán. A mi me llamó 'Piedras Blancas' porque a la fiscal para ese tiempo, Ana María Flórez, la estaba presionando por positivos, porque nunca capturó, ni accionó en contra de las autodefensas, entonces me dijo: me autoriza a darle un positivo a la doctora Ana María, y yo le dije, autorizado", sostuvo alias 'El Iguano'. Una vez conversa con alias ‘El Iguano’ o ‘Pedro Fronteras’, y recibe su autorización, Valderrama Machado da la orden para que otros paramilitares, alias ‘Alex’, alias ‘Jerry’ y alias ‘Moco Seco’, vayan al barrio Sevilla en Cúcuta y consigan a los jóvenes. El enlace permanente entre las autodefensas y la Fiscalía fue Magaly Janeth Montero Vera y Carlos Pinzón, conocido como ‘El Paisa’. Desde un principio se descartó que las personas entregadas fueran integrantes de la misma organización, debido a que podrían delatar a algunos de sus antiguos compañeros. Por eso decidieron emborracharlos y colocar armas al interior de la vivienda. "Ya en la tarde le digo a 'Alex' que si estaba todo listo, que si ya tenía a los muchachos, y me dijo que sí. Le dije que los emborrachara para que ellos no se dieran cuenta que iban a haber armas y un poco de cosas en la casa donde ellos iban a estar porque ellos no sabían que íbamos a hacer con ellos", relató con crudeza 'Piedras Blancas', quien fue comandante urbano del Bloque Catatumbo. Durante toda la noche embriagaron a los jóvenes y en la madrugada llamaron a la Fiscalía para que hiciera el allanamiento a la vivienda y los capturara. Una de las principales evidencias para incriminarlos de ser paramilitares fue una pistola con la que integrantes del Bloque Catatumbo cometieron decenas de homicidios en Norte de Santander. "Y se hizo así: como tipo 3 o 4 de la madrugada llegaron al sitio donde estaba eso, donde agarraron a los dos muchachos de nombres Fredy Diomedes Vargas Díaz y Alejandro Gómez Pérez, haciéndolos pasar como 'Comandante Diomedes' y 'Comandante Escorpión'" explicó en detalle Valderrama Machado. "De ahí para adelante, ello quedaron capturados como miembros de la organización y ahí se entregan una pistola Colt 45, que era una de las que más homicidios tenía en esa zona que ya estaba muy caliente, entonces para evitar que agarraran a algún 'pelao' con esa pistola, se entregó ahí y para darle más credibilidad a la Fiscalía de que sí era uno de los sicarios el que habían agarrado con esas armas", señaló 'Piedras Blancas'

Según la investigación de las autoridades varios funcionarios de la Fiscalía en Norte de Santander, para la época de los hechos, hicieron parte de la nómina de las autodefensas, y en este caso particular, tanto Magaly Montero, quien fue capturada en Venezuela el año pasado como Pinzón, eran pagados por los paramilitares. "La que recibía bonificación o plata de la organización era Magaly; de Carlos Pinzón, yo o 'Moco Seco, le daba 200 (mil) o 300 (mil), o l que necesitara de viáticos, se le colaboraba", explica el comandante urbano

Uno de los jóvenes, Fredy Diomedes Vargas Díaz, fue condenado el 30 de junio de 2006 por el Juzgado Primero Especializado de Cúcuta, a 33 años y tres meses de prisión, por los delitos de concierto para delinquir y homicidio agravado. En el caso de Alejandro Gómez su proceso precluyó, sin embargo ambos aparecieron reportados como privados de la libertad en la base de datos del Alto Comisionado para la Paz. Con respecto a Ana María Flórez, quien fue condenada por la Corte Suprema de Justicia a doce años y tres meses de prisión, se encuentra prófuga de la justicia en el exterior. Por tal motivo la Fiscalía ha insistido en la necesidad de que Interpol realice una búsqueda más intensiva para esclarecer finalmente estos ‘falsos positivos’ judiciales y que los condenados inocente recobren su libertad.

Cargando