Siniora: "Los golpistas de Hezbolá no derribarán el Gobierno de Líbano"

El primer ministro interviente en la crisis desatada el miércoles. Llama al ejército a limpiar las calles. Al menos 28 personas han fallecido en los combates.

El "golpe de Estado" de Hezbolá no conseguirá derribar al Gobierno de Líbano. Así de contundente se ha mostrado hoy el primer ministro libanés, Fuad Siniora, en su primera intervención en la crisis desatada el miércoles por los enfrentamientos entre partidarios del Ejecutivo prooccidental y opositores encabezados por el partido-milicia chií Hezbolá, que se han cobrado la vida de cerca de 30 personas, según han informado fuentes policiales. Líbano vive una de las crisis más graves de su historia reciente con una lucha sin cuartel entre los simpatizantes del Gobierno -prooccidental y apoyado por EEUU y Francia-, y los chiíes de Hezbolá, el Partido de Dios, apoyado por Irán y Siria y que cuenta con miles de milicianos bien entrenados y equipados. Aunque el conflicto viene de lejos, se desató el miércoles, jornada de huelga laboral que Hezbolá aprovechó para demostrar su fuerza en las calles en protesta por dos decisiones gubernamentales contrarias a sus intereses: el desmantelamiento de su red telefónica, paralela a la oficial, y la destitución del jefe de seguridad del aeropuerto, uno de los suyos. Al menos 28 personas han muerto en estos combates desde el miércoles. Siniora ha intervenido hoy por primera vez con un mensaje televisado en el que se ha mostrado desafiante. "El estado no caerá bajo el control de los golpistas", ha clamado. En alusión al bloqueo de calles por milicianos de Hezbolá, que mantiene cerrado el aeropuerto, ha dicho que Beirut esta "sitiado y ocupado". ¿Qué hace Hezbolá en las calles de Beirut?", se ha preguntado.

Cargando