Vigilante muere a manos de un menor porque le reclamó que no orinara en la calle

Un caso de intolerancia extrema ocurrió en Cúcuta cuando un vigilante particular murió a manos de un menor de edad a quien le reclamó por orinarse frente a una vivienda del barrio en donde el sereno prestaba sus servicios.

Un caso de intolerancia extrema ocurrió en Cúcuta cuando un vigilante particular murió a manos de un menor de edad a quien le reclamó por orinarse frente a una vivienda del barrio en donde el sereno prestaba sus servicios. El comandante de la policía en Norte de Santander, coronel Jorge Iván Flores Cárdenas, informó que el agresor, un joven de 17 años de edad disparó en cuatro oportunidades con un revólver 38 corto a Henry Ramírez Torres, celador del barrio Latino de la capital de Norte de Santander. De la víctima el oficial de la policía indicó que se trataba de "una persona querida por la comunidad que además de los servicios de vigilancia hacía las veces de mensajero de los vecinos del lugar". Tras cometer el crimen, el joven se dio a la fuga y 9 cuadras más tarde a la altura de la plazoleta del estadio general Santander, fue capturado por la policía que lo llevó a un centro de reclusión del menor. El vigilante muerto tenía 48 años de edad y era padre de tres niñas.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir